Puig en imagen de archivo
Puig en imagen de archivo Europa Press - Archivo

El jefe del Consell ha defendido que la propuesta de la Generalitat es un "buen documento" que no se cierra a nada y ha insistido en que la reforma se tiene que hacer "desde el acuerdo" para "avanzar en derechos" y "un nuevo estado autonomías con más cooperación y posibilidades de igualdad." "Esa es nuestra posición: actualizar para mejorar la Constitución", ha remarcado.

Así lo ha indicado Puig en la sesión de control de este jueves, en respuesta a una pregunta parlamentaria formulada por la síndica del PP, Isabel Bonig, sobre cómo piensa elevar el grado de cumplimiento de los ejercicios anteriores.

Bonig ha subido a la tribuna y ha leído unas declaraciones del exsecretario de Hacienda del Govern Catalán Lluís Salvadó, quien señaló que los valencianos juegan en tercera división y los catalanes en primera. "Qué vergüenza siempre han preferido ser valencianos de tercera que de primera", le ha espetado la síndica del PP al 'president'.

Bonig ha acusado al Gobierno valenciano de perder 2.555 millones de presupuesto no ejecutado, de los que 747 millones fueron en Educación, lo que, a su juicio, explica que haya aumentado en un 30 por ciento la preocupación de los valencianos por esta materia. "El 73,3% de los valencianos considera que su política educativa es regular, mala o muy mala y solo el 1,9% considera que resuelve los problemas de los valencianos", le ha reprochado.

En el turno de réplicas, Puig ha apuntado a Bonig que "vive en una comunidad paralela" y le ha recordado las cifras que ayer estimó BBVA sobre el crecimiento en la Comunitat y que son "extraordinariamente optimistas". "Existe la realidad y también parece que el mundo de Bonig. ¿Cuándo aterrizará a la realidad?", le ha preguntado.

"INSUMISO JUDICIAL"

Bonig ha acusado a Puig de ser un "insumiso judicial", después de que la sección cuarta de la sala del contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSCJV) rechazara la petición de la Generalitat Valenciana para que se archivaran los diez procedimientos judiciales que está tramitando contra el decreto de plurilingüismo, ya derogado, al entender que aún mantiene su vigencia.

A su juicio, "no se puede continuar ni un minuto más con esa política educativa" y por ello, ha avanzado que "cuando el PP gobierne en 2019, tras las elecciones autonómica, "volverá la libertad y se respetará la decisión de los padres a elegir el centro a través del decreto del distrito único".

También ha dicho que volverán las dos líneas en valenciano y castellano, que se creará un plan de fomento del valenciano en zonas castellanohablantes y que uno de cada cinco centros tendrá el 80% de clases en inglés para que "los hijos de los trabajadores tengan las mismas oportunidades que los niños que van a escuelas bilingües", ha subrayado.

A esta cuestión, Puig ha remarcado que el Gobierno autonómico ha cumplido con la legalidad "desde el minuto cero" y ha recordado que el decreto está derogado. "Alguien que me explique por qué se hace una batalla judicial y política contra un decreto que no existe, alguien tendrá explica por qué se ataca algo que ya no existe", se ha preguntado el jefe del Consell, quien ha defendido que lo que se está haciendo es "mejorar la vida de las personas y la igualdad de oportunidades desde la lealtad a las leyes y valencianos".

Consulta aquí más noticias de Valencia.