IBEX 35
Imagen de la Bolsa de Madrid de este viernes, 9 de febrero. Fran del Olmo / EFE

El consumo de los hogares y la inversión ha hecho que la economía española cierre 2017 con un crecimiento del 3,1 %. Con este es el tercer año con avances superiores al 3%.

El detalle de la contabilidad nacional muestra un crecimiento del 0,7 % en el cuarto trimestre, en el que destaca el frenazo del sector exterior, en especial de las importaciones.

Entre octubre y diciembre la demanda externa frenó, en especial el sector de las importaciones, entrando en terreno negativo (-0,1%). Fue la demanda nacional la que salvo los datos de este último trimestre, creció un 3,2%, dos décimas más que el trimestre anterior.

El empleo aumentó a un ritmo del 2,9 % interanual, lo que supone la generación de aproximadamente 506.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en un año.

Desde  Unión General de Trabajadores (UGT) han asegurado que los datos constatan el desequilibrio del módelo económico.  El crecimiento económico, según el sindicato, no se está traduciendo en una mejora de calidad de vida y el empleo que se crea es de baja calidad.

Los datos de la Contabilidad Nacional conocidos hoy evidencian esta situación, afirma UGT. "La remunaración por asalariado aumenta solo dos décimas" esto supone un perdida de 1,8 puntos porcentuales de poder de compra en 2017.

Por ello, desde el sindicato exigen una "reversión de la reforma laboral de 2012" y un "aumento de los salarios" que contrarrestre los efectos de la inflación y mejore el poder adquisitivo.