Sito Miñanco en el juicio por blanqueo
Sito Miñanco en el juicio por blanqueo.c EUROPA PRESS

El tribunal que juzga a José Ramón Prado Bugallo, más conocido como Sito Miñanco, ha suspendido sine die el juicio tras admitir a trámite los escritos de recusación de las defensas contra dos de sus tres integrantes, el presidente del propio tribunal, José Juan Barreiro, y la magistrada, María Rosario Cimadevila.

Uno de los escritos ha sido presentado por la defensa del propio Sito Miñanco, que entiende que estos magistrados de la sección segunda de la Audiencia de Pontevedra están "contaminados" por haber tomado decisiones sobre la causa en el pasado, ha indicado su abogado, Gonzalo Boye.

Al haber admitido a trámite estos escritos, el segundo presentado por el abogado de la hija de Miñanco, Rosa María Prado Pouso, el juicio ha quedado suspendido porque deberá ser otro tribunal de la Audiencia quien se pronuncie sobre esta recusación, han explicado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Galicia.

En su día estos magistrados se pronunciaron sobre la competencia de la investigación de la causa entre dos juzgados, Vilagarcía y Cambados, pero no sobre el fondo, como revelaron en la primera jornada del juicio. Los recursos admitidos a trámite serán trasladados a las partes por si alguna se quiere adherir y, de hecho, la defensa de María Rosa Pouso Navazas, la exmujer de Miñanco, ya ha anunciado que se sumará a esta recusación.

El abogado de Miñanco ha saludado la decisión del tribunal al asegurar que "están siendo cautos" y que se toma, en su opinión, "para curarse en salud" y que "no se cuestione su imparcialidad".

"Como mínimo una semana"

El proceso que se abre ahora tardará "un tiempo en resolverse, mínimo una semana", ha indicado Boye, que ha reiterado su petición de nulidad del juicio porque cuando se tomó la decisión se citó únicamente al fiscal y no a todas las partes, por lo que entiende que no se garantizó la tutela judicial efectiva.

El fiscal Jesús Calles, por su parte, ha asegurado que no aprecia "motivos" que fundamenten la recusación solicitada por los abogados defensores, pero ha añadido que le parece "acertado" que el tribunal de la Audiencia de Pontevedra haya adoptado esta decisión.

Instituciones Penitenciarias tendrá que decidir, a la vista de esta situación, el destino de Sito Miñanco, que desde el pasado viernes está ingresado en el centro penitenciario de A Lama (Pontevedra), en régimen de aislamiento.

Prado Bugallo fue trasladado a este penal desde Alcalá Meco (Madrid), donde se encontraba en prisión preventiva por orden de la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela tras ser detenido hace tres semanas en una operación contra el narcotráfico.

Huelga de hambre

Gonzalo Boye, letrado de Miñanco, ha apostado por que siga en A Lama pero ha reclamado que se levante el aislamiento al que está sometido su cliente, ya que entiende que se trata de una medida "infundada" y además, ha explicado, mientras continúe en vigor éste mantendrá la huelga de hambre iniciada el pasado sábado como medida de protesta.

Esta situación ha provocado, según Boye, que el entorno de Miñanco esté preocupado por su salud, "que no es buena", ya que desde el sábado no ingiere alimentos sólidos, es diabético y tiene la tensión muy alta. Además, preguntado sobre esta cuestión, el abogado ha comentado que su defendido no ha podido ver el estreno de la serie Fariña emitido ayer en televisión y de la que el propio Miñanco es uno de los principales personajes, ya que al estar encerrado en una celda de aislamiento carece de televisión.

En esta segunda jornada del juicio estaban previstas las declaraciones, entre otros, de Sito Miñanco, que se enfrenta a una petición de 6 años de prisión y 10 millones de euros de multa por blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico.

Las declaraciones de Miñanco y del resto de encausados, su primera mujer, su cuñada, una de sus hijas y un empresario por su papel como testaferro fueron pospuestas tras la primera jornada tras desestimar el tribunal la petición de nulidad hecha por las defensas por entender que el fiscal había hecho una investigación prospectiva y que los hechos habían prescrito.

La Fiscalía les acusa de blanquear entre 1988 y 2007, a través de la inmobiliaria San Saturnino, 10 millones de euros, mediante la adquisición de bienes inmuebles en diferentes ayuntamientos de la provincia, entre ellos Pontevedra, Cambados y Sanxenxo.

Este era el único juicio que tenía pendiente el narcotraficante gallego hasta su detención el pasado 5 de febrero en una macrooperación antidroga desarrollada en varios puntos de España y en la que resultaron heridos tres agentes de la Policía, entre ellos un GEO, al que le alcanzó una bala.

Miñanco, de 62 años, veinte de ellos pasados en prisión, se encontraba en semilibertad desde abril de 2015 y trabajaba como responsable de seguridad de una empresa de aparcamientos en Algeciras.

Sin embargo, y pese a haber manifestado su arrepentimiento al juez de vigilancia penitenciaria de la Audiencia Nacional a cambio de la obtención de la semilibertad, los investigadores creen que en realidad dirigía desde 2016 una banda de narcotraficantes dedicada a introducir cocaína en España y a blanquear dinero.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.