Cerveza
Cerveza CERVECEROS DE ESPAÑA

Si quiero una caña, ¿cómo tengo que pedirla? Puede parecer una pregunta absurda pero, por ejemplo, una caña en Barcelona -en la mayoría de bares- es lo que en Madrid se conoce como un doble. De hecho, en muchos bares de la ciudad condal ni siquiera existe.

Tampoco es que sea un drama, pero la verdad es que si da rabia pedir una caña pequeña y encontrarte con una grande. Algo que, por cierto, se empieza a estilar demasiado en algunos locales, sin que tenga nada que ver con la confusión de nombres.

Pero en la mayoría de casos es verdad que la diferente denominación dependiendo de la zona puede provocar alguna pequeña confusión. Por eso, desde Cerveceros de España -la asociación que agrupa a los grandes productores de cerveza del país- han elaborado un mapa con la forma más habitual de pedir y tomar una cerveza dependiendo de dónde estemos.

El quinto -ese estupendo formato de 20 centilitros- es bastante popular independientemente del lugar, pero la caña sí genera más controversias. En la mayoría de lugares se entiende como una cerveza de medida similar a un quinto, pero en otros el nombre se asocia a una cerveza más grande.

En el País Vasco, por ejemplo, caña es lo que en Madrid se llamaría un "doble", mientras que por allí existen dos denominaciones y tamaños únicos: el zurito -más pequeño que una caña y conocido como "corto" en muchos otros lugares- y el "cañón", que es el doble de una caña, unos 440 mililitros.

Además de "corto" -muy usado en Castilla- y "zurito", en Aragón este formato pequeño de entre 100 y 140 mililitros también tiene nombre propio: "penalti".

En cuanto a las botellas, también hay algunas diferencias. El quinto se denomina también "botellín" sobre todo por el norte, mientras que la botella de tercio en Asturias y Cantabria se conoce como "media" y en Catalunya "mediana".