Rissoto
Rissoto EMMA GARCÍA

La comida entra por los ojos. No sólo es uno de esos tópicos que siempre se repiten, es que es verdad. ¿Está más rico un plato presentado bonito? Claro que no, pero a primera vista resultará mucho más apetecible. Además rico y bonito son perfectamente compatibles, así que toca repasar algunas lecciones básicas para emplatar.

El arroz es un ingrediente económico y versátil, que nos permite preparar montones de recetas y si, además, aprendemos a servirlo como auténticos profesionales, podemos convertir un plato de diario en una cena de restaurante sin salir de casa.

Con algunos platos diferentes, unos moldes, o simplemente dándole una vuelta a la hora de servir, conseguiremos un resultado de lo más llamativo. Aquí van algunos trucos.

Moldes. Los encontramos en cualquier bazar y no son nada caros. Los más usados son los cuadrados, redondos y rectangulares, y son una forma muy sencilla de conseguir un resultado elegante. Sólo tenemos que poner el molde en el plato y rellenarlo con nuestro arroz, presionando un poco para compactarlo y que mantenga la forma al desmoldar. Lo que se ha hecho siempre llenando una taza y dandole la vuelta, pero más bonito.

Rice Cube. Otro invento divertido y muy original es este gadget con el que podemos hacer cubos de arroz y rellenarlos. Una especie de sushi cuadrado, aunque se puede usar para muchas otras recetas.

Platos grandes, porciones moderadas. Pese a que a algunos les pone nerviosos eso de ver mucho plato y poca comida, es una fórmula que siempre funciona para presentar en plan bonito. Platos grandes o platos hondos que, por cierto, hacen que nuestra porción parezca más pequeña, aunque no lo sea. Es una manera de emplatar muy profesional e ideal para risottos o arroces melosos. Eso sí, hay que limpiar siempre bien el borde del plato.

A la sartén o la cazuela. Otra manera diferente de servir el arroz es usar directamente una sartén o una cazuela pequeña. Eso sí, tiene que ser bonita, no muy grande y mucho mejor de hierro forjado, de las que se pueden poner directamente en el horno si hay que darle un último golpe de calor.

Bowls. Nada más de moda que la comida sana y los llamados Buddha Bowlque no son más que un bol lleno de arroz y cubierto de vegetales, semillas y cosas muy sanas. Básico pero nos quedará un plato de lo mas colorido.

Tiras de verduras. Podemos usar uno de los moldes de los que hablábamos al principio, rellenarlo de arroz, desmoldar y envolverlo con tiras de verdura, por ejemplo calabacín (a la plancha o incluso crudo), como si fuera un paquete. Aparente, fácil y sano.