Tras participar en el acto de presentación de la imagen institucional con motivo del 8 de marzo, el vicepresidente ha apelado a negociar "sin excusas" y ha avanzado su voluntad de sumarse a la mesa de diálogo, como los sindicatos piden desde hace semanas, siempre y cuando "los ciudadanos dejen de ser rehenes d ella huelga". A su juicio, "no es una condición" sino "una propuesta lógica".

Aunque no ha concretado cifras, preguntado acerca de si su presencia en la mesa negociadora -junto con el resto de componentes que la han integrado hasta ahora- iría acompañado de una nueva oferta de subida salarial para el colectivo, no lo ha descartado y ha esgrimido que, si se retoman lasa negociaciones, se hará con el objetivo de llegar "a un acuerdo".

(HABRÁ AMPLIACIÓN)

Consulta aquí más noticias de A Coruña.