Joan Ribó, alcalde de Valencia
Joan Ribó, durante una entrevista concedida a 20minutos en su despacho de la Alcaldía de Valencia. EVA MÁÑEZ

El alcalde de València, Joan Ribó, ha informado este miércoles que el Ayuntamiento de la ciudad cerró 2017 con un superávit de 62,2 millones, frente a los 42 millones del año anterior, que se destinarán mayoritariamente a inversiones una vez cubierta las reservas que deben destinarse al pago de expropiaciones. Además, ha destacado que la ejecución presupuestaria ha aumentado en todos los capítulos.

Al respecto, Ribó, tras visitar la mesa informativa instalada en la puerta principal del Ayuntamiento con motivo del Día Mundial de las Enfermedades Raras, ha exigido al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que cumpla con su promesa de posibilitar a las administraciones locales disponer de su superávit para invertirlo y además flexibilice el concepto de inversiones sostenibles.

En ese sentido, ha aclarado que mientras se aprueba el decreto ley para posibilitar a los Ayuntamientos disponer de su remanente, el Ayuntamiento continuará "por precaución" con la tramitación del "crédito puente" que ha acordado pedir, por valor de 25 millones de euros, para "avanzar" y hacer frente a los pagos.

Así, ha recordado que el pasado año no se pudo utilizar el superávit obtenido hasta septiembre y al destinarse a inversiones "ya no había tiempo" para ejecutarlo.

Ribó ha aclarado que "todavía es pronto" para concretar estas inversiones a las que se destinará este remanente porque hay muchos proyectos plurianuales como el proyecto para la plaza de la Reina. "No se puede planificar hasta saber el superávit, que me lo acaban de decir y todavía no lo he firmado", ha constatado.

En cualquier caso, ha insistido en que las inversiones a las que puedan destinarse "depende completamente de monsieur Montoro" y que cumpla su palabra. "Yo digo como en misa: Que así sea. En el momento que lo veo me lo creeré", ha señalado.

Ribó ha recordado que en la actualidad hay determinados capítulos de inversión a los que no se podría destinar el remanente por prohibición del Ministerio de Hacienda como a la construcción de centros escolares porque "no es una inversión financiera sostenible".

"Buena gestión económica"

Ribó ha destacado que el superávit alcanzado demuestra que el área económica en el Ayuntamiento de València "funciona muy bien" y ha explicado que ha aumentado porque la gestión de ingresos "ha funcionado mejor".

Así, ha resaltado que se ha hecho "cumplir la ley" en el Impuesto de Actividades Económica (IAE) para que "se pague como se debe pagar", se ha "controlado mejor" el Impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras (ICIO) , y además se gestiona el cobro de multas de manera "mucho más eficaz".

No obstante, ha reiterado que València es la capital de España con más de 5000.000 habitantes que tiene "unos ingresos per cápita más bajos". Pese a ello, ha recalcado, "se está mejorando los ingresos por una buena gestión".

Consulta aquí más noticias de Valencia.