Jóvenes en Ifema
Jóvenes en Ifema durante la Semana de la Educación de 2017. IFEMA

Acabar la carrera no significa terminar de formarse. De hecho, seguir aprendiendo debe ser una constante en la vida de todo profesional cualificado, de lo contrario corre el riesgo de quedarse obsoleto. La XX edición de la Semana de la Educación sirve de marco para la celebración del Salón Internacional del Postgrado y la Formación Continua, que cumple este año su novena edición y ofrecerá a los visitantes entre el 1 y el 3 de marzo la exposición más completa de másteres, doctorados y estudios de postgrado.

Pero, ¿cuándo es el mejor momento para ampliar la formación académica y enriquecer así el currículum? Depende del perfil de cada uno. "Si hablamos de un máster de especialización que tienes muy claro, no hay por qué esperar, pero sí es cierto que estar trabajando ya facilita mucho la integración de los conocimientos porque se aprende escuchando pero sobre todo haciendo y explicando. Te van a enseñar las mismas cosas pero no se te van a quedar del mismo modo si al día siguiente puedes ponerlas en práctica en tu trabajo. Le vas a sacar mucho más partido", señala Rubén Berrocal, team líder de Randstad Technologies.

Tres consejos

Antes o después de incorporarse al mercado laboral, la formación continua es importante para no quedarse atrás en un entorno tan dinámico como el actual. Este es uno de los tres consejos de Berrocal para los jóvenes que están a punto de terminar o acaban de licenciarse.

"Existe una tendencia en los trabajadores cuando se incorporan al mundo laboral en pensar que como ya están formados y en activo, ya no hace falta más formación que la que le aporte la compañía pero estamos en un mundo tan tremendamente dinámico que incluso un ingeniero informático, a quienes las empresas no les dejan terminar la carrera porque les llaman antes para trabajar, si en tres años deja de formarse y adquirir nuevos conocimientos, corre el riesgo de quedarse obsoleto y de que dejen de valerle los cinco años en la universidad y los tres de profesión", advierte el experto.

El segundo de los consejos va en la línea de "entender muy bien las organizaciones. Puedes sobrevivir en una empresa haciendo tu trabajo pero si quieres aportar valor a la organización y convertirte en un empleado imprescindible, tienes que entender muy bien cómo tu función impacta al engranaje y la estrategia de la empresa".

En este sentido, hay varias empresas grandes, como por ejemplo McDonalds, que pone a sus directivos a los que paga un dineral a freír patatas durante las dos primeras semanas, y con ello busca que entiendan el proceso desde abajo para que luego a la hora de tomar decisiones tengan incorporado todo el conocimiento de la cadena de valor de la organización.

La tercera y última recomendación "ya no es una opción, te dediques a lo que te dediques". Berrocal se refiere al inglés.

Fijarse en el mercado

Muchas veces se desea ampliar conocimientos y habilidades pero no se sabe hacia dónde tirar. Entra en juego la orientación. Conocerse a uno mismo ayuda mucho. También es importante ser un observador avispado para detectar las últimas tendencias en el mercado laboral e identificar los perfiles más demandados en el presente y futuro próximo.

En este sentido, el Foro Económico Mundial en su informe El futuro de los trabajos: Empleo, habilidades y estrategia de la fuerza de trabajo para la cuarta revolución industrial afirma que "las profesiones y competencias más demandadas en la actualidad no existían hace diez o incluso hace cinco años" y que "el 65% de los niños que estudian actualmente Primaria trabajarán en empleos que aún no existen".

Sectores como la economía digital, la inteligencia artificial (IA), la realidad virtual (RV), el deep learning (un aspecto de la IA que busca imitar el aprendizaje humano) o el big data (datos a gran escala), términos que comienzan a ponerse en boca de todos, acapararán las grandes oportunidades de trabajo de los actuales estudiantes de bachillerato.

Según el último informe elaborado por Infojobs y Esade, el sector de la informática y las telecomunicaciones es el que, en 2016, ofrecía mayores oportunidades en el ámbito laboral en España, con un alto número de ofertas de trabajo, menos competencia por vacante y salarios por encima de la media nacional. Puestos relacionados con la ciberseguridad acumularon más de 1.200 vacantes y el salario bruto medio rondaba los 32.000 euros anuales, según estas fuentes. Por el contrario, disminuirán los roles más administrativos, de oficina o almacén, con procesos muy automatizados, ya que son los más susceptibles de ser suplantados por asistentes virtuales.

Los datos de la Unión Europea y del portal de ofertas de empleo TIC muestran el mismo panorama: el sector tecnológico creará hasta 900.000 nuevos puestos de trabajo antes de 2020. En concreto, los sectores del big data, la ingeniería informática y la comunicación digital demandarán hasta un 20% más de trabajadores.