Presentación de la propuesta de reforma de la Constitución del Consell
Presentación de la propuesta de reforma de la Constitución del Consell GVA

Así lo han explicado el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y el conseller de Transparencia, Responsabilidad Social, Participación y Cooperación, Manuel Alcaraz, durante el acto de presentación del documento.

Puig ha reivindicado la "necesidad de paralizar la contrarreforma recentralizadora que ha puesto en marcha" el Gobierno central y ha reivindicado que las autonomías "no queden al margen del proceso de reforma" constitucional.

Así, ha destacado que la Generalitat es el primer Gobierno autonómico "que expresa su opinión respecto a la necesidad de reformar la Constitución" para "continuar con el éxito de la democracia". El Consell, "como representante del autogobierno", reclama que éste "debe participar en el proceso de reforma".

Del mismo modo, ha defendido el "avance en el modelo territorial federalizante", que "dé una oportunidad a la cooperación entre las autonomías" y a "políticas transversales". En la misma línea, ha señalado que España "no puede ser un estado jerarquizante", en el que "una parte decida sobre las otras".

Por su parte, Alcaraz ha reivindicado a las comunidades autónomas como "sujetos políticos" y ha señalado que el "consenso nunca será posible sin posiciones previas que puedan encontrarse".

A su juicio, "decir defender la constitución y no estar abiertos a un diálogo para su reforma es como aquel padre que ama tanto a un hijo y está dispuesto a estrangularlo a abrazos". "La Constitución no es de nadie, porque tiene que ser de todos", ha enfatizado.

NUEVOS VALORES CONSTITUCIONALES

Según ha explicado el conseller de Transparencia, el acuerdo del Consell sobre la reforma constitucional está estructurado en una primera parte sobre consideraciones generales que ahonda en los "valores" y "nuevos principios básicos" que debe abarcar el preámbulo de la Constitución, con referencias al cambio climático, la violencia de género y la lucha contra la corrupción. Del mismo modo, pide incluir en el artículo 1.1 como nuevos valores constitucionales la paridad, la sostenibilidad y la hospitalidad.

En el segundo epígrafe del documento, bajo el título 'Hacia una democracia avanzada', se reclama una "línea más participativa" y "mayor proporcionalidad electoral". Propone fijar elementos para incrementar la proporcionalidad del sistema electoral; establecer compromisos de integridad para los cargos públicos; facilitar la celebración de referéndums consultivos y la realización de iniciativas legislativas populares o reforzar la imparcialidad de la Fiscalía General del Estado.

"PLURINACIONALIDAD", COMPETENCIAS Y SENADO

El apartado más largo del texto presentado es el que hace referencia a 'Un nuevo modelo territorial: hacia el federalismo', y en este se reclama que la Carta Magna reconozca la "plurinacionalidad" del estado. En esta parte del documento se "profundiza" en un modelo autonómico que "ha agotado sus potencialidades" y propone un nuevo modelo que "reconozca los hechos diferenciales" entre los territorios y defina al Estado como federal.

De este modo, también establece una "clarificación de las competencias" en los administraciones territoriales, que la aprobación y reforma de los Estatutos de Autonomía se realice sin intervención de las Cortes Generales.

Otra novedad es la de convertir al Senado en una cámara conformada por representantes de los consejos de gobierno autonómicos, con un nuúmero reducido y proporcional a la población, de forma que sea una "Cámara de primera lectura y con capacidad de veto en las leyes suceptibles a afectar a los territorios", como las del diseño territorial, la financiación autonómica o legislación básica.

El 'president' ha explicado que se plantea que el Senado debe ser una cámara "estrictamente territorial", "o si no, no tiene sentido una segunda Cámara", ha agregado, antes de reivindicar que "exista un Senado que sirva finalmente al interés de los territorios".

MODELO DE FINANCIACIÓN

La propuesta de reforma aborda las bases "esenciales" del sistema de financiación, que deberían quedar establecidas en la Constitución para concretarse posteriormente con las comunidades autónomas de forma multilateral en el Senado.

Los principios que regirían este sistema serían la suficiencia financiera, la igualdad, la lealtad institucional y la corresponsabilidad fiscal, y la multilateralidad y participación de las comunidades autónomas en todo el proceso de toma de decisiones que afectan a la financiación, con mecanismos para impedir las decisiones unilaterales del Gobierno central.

Asimismo, se plantea la financiación autonómica como un elemento integrante de la concepción general del Estado social, y se prioriza con en las inversiones en derechos sociales y la construcción de la igualdad.

La propuesta del Consell señala se deben establecer constitucionalmente las fuentes de ingresos de las comunidades autónomas e incrementar su participación en los impuestos. Para la gestión y recaudación de los impuestos se prevé la posibilidad de crear agencias tributarias autonómicas que participen en los órganos de decisión de la agencia tributaria estatal, que debe ser de carácter federal.

Asimismo, se recoge que el nuevo sistema de reparto debería evaluarse y actualizarse por periodos de cinco años por el Senado, y que se debe constitucionalizar el Consejo de Política Fiscal y Financiera como órgano dependiente de esta Cámara y con mecanismos para favorecer el consenso y la multilateralidad y reducir el peso del Gobierno central en la toma de decisiones.

Por lo que respecta a la deuda pública autonómica, el Consell reclama que la Constitución contemple una disposición transitoria para la compensación del déficit acumulado de financiación en un plazo no superior a cinco años.

VOTAR A LOS 16 AÑOS

Otro de los aspectos en los que incide la propuesta de la Generalitat es rebajar la edad para el ejercicio de los derechos políticos a los 16 años. También se recogen nuevos derechos para "rescatar personas", algunos ya enunciados en la Constitución pero que el Consell pretende que pasen a ser "derechos subjetivos plenos".

Así, se establece la igualdad de derechos entre personas extranjeras y ciudadanos españoles y se propone ampliar las garantías del derecho de asilo. También se propone convertir en "auténticos derechos subjetivos" el acceso a la vivienda "digna, adecuada y asequible"; la educación infantil; la sanidad universal: los servicios de dependencia, la protección de la infancia o la renta básica; así como la diversidad de orientaciones sexuales, la libre identidad de género o el derecho a una muerte digna.

"DEBATE PARTICIPATIVO"

El presidente de la Generalitat ha insistido en que el documento presentado por el Consell "no puede ser nunca una propuesta cerrada", y ha subrayado la "necesidad de acuerdo". "Desde la Comunitat queremos una reforma constitucional y que se abra un debate participativo", ha señalado.

Puig ha remarcado que el Consell "no puede resolver la encrucijada en España", pero que "puede aportar soluciones" y crear "espacios de diálogo" que permitan "salir de la situación". Así, se plantea un "aterrizaje al siglo XXI".

El líder del Consell ha resaltado que la Constitución "fue un éxito", pero es "evidente que hay que dar un paso más allá", con una constitución "sustentada en las generaciones que no pudieron opinar" cuando se redactó la Carta Magna.

Consulta aquí más noticias de Valencia.