Objetos recuperados
Objetos recuperados GUARDIA CIVIL

Los detenidos son cuatro miembros de una misma familias -una mujer de 50 años y tres hombres de 52, 22 y 20 años-, así como una mujer de 33 años.

La Comandancia provincial ha explicado que durante el pasado diciembre, se produjeron varios robos en interior de algunas viviendas de la urbanización de La Siesta. Los objetos iban desde un par de calcetines a joyas, teléfonos móviles o vehículos.

Agentes de la Guardia Civil iniciaron las investigaciones, haciendo hincapié en los días de la semana y en las horas en las se habían producido los robos con más frecuencia. Así descubrieron que un mismo grupo de personas merodeaban la zona utilizando vehículos diferentes.

Los agentes descubrieron que se trataba de un clan familiar, formado por cuatro personas: un matrimonio y dos hijos, al que se había unido una mujer de 33 años.

Los agentes descubrieron que alquilaban vehículos diferentes, con los que acudían a los lugares donde iban a cometer el robo, hasta que un día, al parecer para ahorrarse el dinero del alquiler, sustrajeron uno de una vivienda, y volvieron a usarlo para el siguiente robo. El conductor habitual era el padre de familia, que carecía de permiso de conducir.

Vigilaban las viviendas, generalmente chalets o adosados, durante varios días, averiguando las rutinas de las familias que vivían allí. Cuando estaban seguros de que todos los miembros abandonaban su hogar, procedían a entrar. Primero saltaban la verja o el muro que rodeaba la casa, y una vez dentro de la parcela forzaban algún el punto más débil de acceso, que previamente habían estudiado.

ROBABAN A PLENA LUZ DEL DÍA

Los robos los cometían siempre en la misma franja horaria, entre las 11.00 y las 14.00 horas, cuando los propietarios salían a hacer recados.

Una vez que la Guardia Civil supo con certeza la identidad de cada miembro de esta banda, procedió a realizar registros en las tres viviendas que utilizaban.

Los detenidos solían vender casi en el acto lo que robaban, pero en la primera casa hallaron un objeto que no habían vendido, y que un afectado por los robos había descrito minuciosamente: nueve pares de calcetines sin estrenar de una marca en concreto.

Dentro de una de las viviendas, además, los agentes encontraron una pistola de fogueo lista para disparar, aunque no la habrían utilizado en ningún robo.

Además de objetos curiosos como los calcetines, también habían sustraído de las viviendas, generalmente ocupadas por personas jubiladas, varios glucómetros y tensiómetros. También se intervinieron más de una veintena de relojes de marcas de lujo, teléfonos móviles, gafas de sol, joyas, aparatos electrónicos, dos vehículos, uno de ellos sustraído: El valor de lo sustraído asciende a más de 100.000 euros.

La Guardia Civil ha detenido a los miembros de este supuesto grupo por ser los presuntos autores de siete robos con fuerza en interior de vivienda y un delito de robo/hurto de uso de vehículo a motor.

Al hombre de 52 años se le añadió un delito contra la seguridad vial por conducir sin carnet, y al hijo de 22 años, un delito de lesiones y otro de daños, por los que se le buscaba con anterioridad.

Durante su estancia en las dependencias de la Guardia Civil de Torrevieja, los tres hombres se mostraron bastante agresivos y violentos, sobre todo el patriarca de la familia, hasta tal punto que, a base de patadas y golpes, causaron daños en una de las puertas blindadas de los calabozos.

Tras ser puestos a disposición judicial, se ha decretado su libertad con cargos, excepto para el hombre de 52 años, que ha ingresado en prisión.

Consulta aquí más noticias de Alicante.