Pediatra
Una pediatra pasa consulta. JCCM/EUROPA PRESS

Ellie-May Clark, una niña de 5 años de Newport (Gales) ha perdido la vida por un retraso de diez minutos. Justo el tiempo que tardó en llegar a la consulta de su pediatra, con la que tenía cita a las 17.00 horas, y ya no quiso atenderla cuando la pequeña apareció con su madre a las 17.10 horas.

Cinco horas después de salir del centro médico, con la consulta aplazada para el día siguiente, la niña fallecía en el hospital víctima de un ataque de asma. El forense que ha realizado la autopsia ha declarado que la doctora que negó la atención "perdió la posibilidad de proporcionarle un tratamiento que le hubiera salvado la vida", ha afirmado.

La madre de Ellie-May ha contado a la BBC que no pudo llegar antes a la consulta porque tuvo que buscar a alguien que se quedase al cuidado de su otro hijo y además coger un autobús. Cuando llegó a la clínica, además, tuvo que esperar cinco minutos la cola en recepción.

Madre e hija regresaron a casa tras la negativa de la doctora a atender a la pequeña, sobre la que, según la versión de la madre, ni siquiera preguntó la gravedad o motivo de la emergencia.

Cinco horas después, la niña tuvo que ser trasladada al hospital con un cuadro de tos, dificultad para respirar y sensación de falta de aire, por el que acabó falleciendo bajo el diagnóstico de ataque de asma.