Reunión de Covite con la 'delegación de Iparralde'.
Reunión de Covite con la 'delegación de Iparralde'. EUROPA PRESS

Consuelo Ordóñez, presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco, Covite, se ha mostrado de acuerdo con que Francia acerque a los presos de ETA que cumplan con la legislación gala. Ordóñez ha compartido esta opinión con el senador conservador francés Max Brisson y el diputado de En Marche! Vincent Bru, dos de los miembros de la 'delegación de Iparralde' que negocia con el Gobierno francés la situación de los reclusos de la banda.

Los dos electos de Francia han reconocido que en estos momentos "es imposible" la reconciliación en Euskadi y ésta está "a años luz". Además, han condenado, "sin ningún género de dudas", los homenajes a reclusos de la banda en los pueblos de Euskadi.

Tras el encuentro, que se ha prolongado durante una hora y media, Ordóñez ha comparecido ante los medios de comunicación, junto al directivo de Covite, Rubén Múgica, y Brisson y Bru, acompañados de un traductor, en la sede del Colectivo de Colectivo de Víctimas en San Sebastián.

Preguntada por los periodistas sobre el acercamiento este martes de dos presos de ETA en Francia, Julen Mendizabal y Zigor Garro, la presidenta de Covite Ordóñez ha explicado que también han tratado con los representantes de la 'delegación de Iparralde' las leyes penitenciarias francesas. "Ése es el único punto en el que no tenemos ninguna discusión. Ellos han conseguido que se aplique la legislación común de Francia a los presos y nada más", ha indicado.

En este sentido, ha señalado que, en su reciente visita a París, el Gobierno francés ya explicó a Covite "qué iban a hacer" respecto al acercamiento de presos de ETA, "aplicándoles el régimen común a aquellos con fechas próximas de salida, menos de dos años, y buen comportamiento".

Además, ha recordado que existen "unas líneas rojas" para el Ejecutivo francés en esta cuestión, que son no acercar a presos de ETA con delitos de sangre, ni con condenas pendientes en España, "aunque cumplan los requisitos de la legislación común", algo con lo que Covite está "perfectamente de acuerdo" en su defensa "del Estado de derecho de Francia y de España".

La presidenta de Covite ha destacado que la reunión con la 'delegación de Iparralde' ha sido "positiva" y éste "venía a escuchar". "Nosotros también, por todas las informaciones tan confusas que se han vertido en los últimos meses", ha indicado, para añadir al respecto que, "igual que se estaban lanzando falsas informaciones de que el Gobierno francés estaba cambiando la política penitenciaria", también se estaban "lanzando falsas informaciones" sobre el papel de esta 'delegación de Iparralde'.

"Les hemos puesto de manifiesto esas informaciones, y qué había de verdad en ellas, y nos han reconocido que, efectivamente, están manipuladas por la izquierda abertzale", ha apuntado.

Consuelo Ordóñez ha asegurado que Brisson y Bru "tienen claro que estamos en un momento en el que estamos muy lejos de una posible reconciliación" porque "no han arrancado ni ha cambiado nada en los etarras y en la izquierda abertzale sobre el reconocimiento de que lo que hicieron estuvo mal". "No se ha conseguido y está a años luz", ha incidido.

"ESTUPEFACCIÓN"

Asimismo, ha explicado que ellas les ha trasmitido la "estupefacción que está consiguiendo esa exhibición del terrorista orgulloso de los crímenes que ha cometido cuando sale de la cárcel, esa arrogancia, ese rendir culto al terrorista", algo que ha asegurado "les ha parecido abominable". "Lo rechazan y lo condenan sin ningún género de dudas", ha indicado.

La presidenta de Covite ha señalado que Brisson y Bru no conocían a a este colectivo y "tenían mucho interés" por lo que "ha sido bueno" mantener este encuentro, aunque se tengan "planteamientos diferentes", para que hayan "conocido" la postura de las víctimas. "Se van con una información muy valiosa que no tenían", ha apuntado en alusión a Brisson y Bru que han recibido de manos de Ordóñez el libro 'Vidas rotas' sobre las experiencias de las víctimas de ETA.

Respecto al papel que lleva a cabo esta 'delegación de Iparralde', la presidenta de Covite ha afirmado que les han explicado qué "hacen de mediadores, que tienen muchas reuniones con los 'artesanos de la paz', pero no son de la misma organización". "Ellos son cargos electos franceses que quieren cambiar las cosas y llegar a un futuro en el que sea posible esa convivencia y, por supuesto, asegurar que ETA no vuelva a matar", ha añadido.

En este sentido, ha reiterado que, en lo que respecta a la "convivencia y esa futura reconciliación, ellos nos han reconocido que estamos muy muy lejos, que es imposible en el momento actual".

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.