Según una nota de prensa de la Comisaría gijonesa, la investigación se inició con la denuncia de la encargada del comercio, que alertaba del robo de material por valor de unos 3.500 euros. Los autores habían entrado haciendo un agujero en la pared, a través de un edificio colindante.

Ambos locales pertenecían inicialmente a un mismo negocio que se había fraccionado, por lo que solo les separaba una pared de pladur.

Fruto de la investigación y gracias a las grabaciones del sistema de videovigilancia instalado en el local, se pudo comprobar que una de las personas que había realizado trabajos esporádicos en local anexo, conocedor de la existencia del tabique de pladur, era el responsable del robo de los efectos. Una vez identificado, el hombre, que contaba con antecedentes policiales por amenazas, lesiones y robos, fue arrestado en la tarde de este pasado lunes.

Consulta aquí más noticias de Asturias.