Espadas, que se encuentra este martes a Madrid en la cumbre de alcaldes convocada por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), entiende que es "lógico" que los ayuntamientos no tengan "tantas limitaciones" a la hora de diseñar sus políticas de endeudamiento una vez que han saneado sus cuentas y han amortizado y pagado las deudas.

Tras recordar que hay ciudades que necesitan de un volumen de inversión pública mayor, afirma que la regla de gasto "bien ejecutada tiene sentido", pero considera que el nivel de restricción que ahora mismo marca para los ayuntamientos "se está volviendo prácticamente en contra de la economía de las ciudades y de la capacidad para resolver los problemas de los ciudadanos".

En este sentido, pone como ejemplo a Sevilla, donde su gobierno pretende realizar una apuesta por la "sostenibilidad y por la mejora de la calidad de vida urbana". Sin embargo, señala que para poder hacer inversiones en infraestructuras de transporte público o en rehabilitación de viviendas se tiene que tener capacidad de inversión, algo "que ya tenemos desde el punto de vista presupuestario". "Somos un ayuntamiento con capacidad de generación de ingresos para poder aplicar inversiones, pero actualmente las tenemos limitadas por ley", lamenta.

Por ello, el también presidente de la Red Española de Ciudades por el Clima, dependiente de la FEMP, deja claro que la limitación tiene que ser la de la "lógica presupuestaria, no limitaciones claramente artificiales, que tenían sentido en la crisis en base a principios lógicos de estabilidad presupuestaria, pero hasta un punto".

"Lo que no tiene sentido es cuando se restringe de manera imposible la autonomía local y se genera un efecto perverso de círculo vicioso que está afectando a la capacidad de recuperación económica y de generación de empleo de las ciudades", concluye.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.