Joan Ribó en imagen de archivo
Joan Ribó en imagen de archivo Europa Press

"Bienvenido sea y que así se acepte la reivindicación que hemos firmados" los ayuntamientos y las diputaciones "pero con una cierta precaución", que es "imprescindible" hasta que el Ejecutivo central haga efectivo el decreto ley, ha apuntado el primer edil. "Se ha dicho que se iba a hacer el decreto. Cuando veamos el decreto, diré que efectivamente es así. Pero yo quiero ver, como Santo Tomás", ha precisado el alcalde.

Joan Ribó se ha pronunciado de este modo en declaraciones a los medios de comunicación antes de recibir en el Ayuntamiento de València a los alumnos del Proyecto Erasmus +KA2 del IES Benicalap, preguntado por la posibilidad planteada por Montoro de impulsar un decreto ley que permita a las entidades locales reinvertir sus remanentes sin tener que esperar a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado y por si se cree ese compromiso.

El responsable municipal ha insistido en la necesidad de acogerlo con "precaución" y ha aludido al "dicho castellano 'obras son amores y no buenas razones", al tiempo que ha afirmado que el ministro de Hacienda "ha hecho muchas promesas" que no se han materializado. En este sentido, ha comentado que "el año pasado se hicieron promesas diciendo que llegarían los remanentes pronto" y ha criticado que el dinero "llegó en septiembre".

El alcalde de València ha agregado que esta circunstancia ha llevado a "estar como estamos, en parte, en el nivel de ejecución del presupuesto de inversiones" y ha manifestado que entonces también "se podía haber hecho mediante un decreto ley" que el dinero llegara a las entidades locales a tiempo.

"Entonces, ni me lo creo ni me lo dejo de creer", ha expuesto, a lo que ha añadido: "ojalá Montoro esta vez diga la verdad. Estaría muy bien y sería muy positivo pero con la experiencia que tenemos preferimos ser precavidos".

Ribó ha asegurado que mientras se gestiona el decreto ley planteado este lunes por Montoro, el Ayuntamiento de València continuará con la tramitación del "crédito puente" que ha acordado pedir, por valor de 25 millones de euros, para hacer frente a los pagos que está previsto afrontar con los remanentes que espera y "paliar" así la situación actual.

Tras ello, ha señalado que si el dinero del superávit "llega pronto no pasa nada" porque el consistorio, como ya ha previsto, cancelará

"antes" dicho préstamo, aprobado recientemente en la Junta de Gobierno Local y el pasado jueves en el pleno ordinario de febrero. El alcalde ha reiterado la necesidad de contar cuanto antes con esos 25 millones de euros para hacer frente al pago de expropiaciones forzosas, por valor de 16 millones de euros, y a inversiones cofinanciadas.

DESTINO DEL DINERO

Preguntado por el destino que podría tener el superávit de las administraciones locales y por si Hacienda autorizaría que en lugar de ser para inversiones financieramente sostenibles fuera para políticas educativas, culturales o de otro tipo, Joan Ribó ha considerado que "ese es otro tema importante".

Así, ha explicado que "los remanentes, tal como están planteados ahora, se pueden destinar a dos cosas, a pagar deuda o a inversiones financieramente sostenibles" pero ha subrayado que "hay muchas cosas que no son financieramente sostenibles" y que tienen que asumir los ayuntamientos como ayudar a "gente con pobreza energética" a "pagar la luz" y "muchos aspectos de este tipo que no están contemplados".

Consulta aquí más noticias de Valencia.