Según ha informado en un comunciado remitido a Europa Press, las quejas ponen especial énfasis en la existencia de castigos reiterados a los alumnos afectados lo que "favorece de este modo su exclusión", y que se debe, en muchos casos, "a la falta de conocimiento del problema por parte de la comunidad educativa".

En estos momentos, se tramita un expediente por la Procuraduría con motivo de una queja sobre los apoyos que debería recibir en el ámbito educativo un alumno de segundo curso de ESO, diagnosticado con TDAH.

Es un tipo de queja que se repite, lo que ha dado lugar a resoluciones en las que se ha puesto de manifiesto problemas como la falta de una respuesta coordinada a las dificultades de los alumnos que padecen el TDAH, retrasos en la correspondiente valoración de los afectados, la falta de apoyos adecuados para éstos, disconformidad con la modalidad de escolarización, e incluso, supuestos de exclusión.

Castilla y León cuenta con un Protocolo de Coordinación del TDAH donde a partir de las sospechas de los pediatras, de la familia, del profesorado o de otros miembros de la comunidad educativa, se busca la detección temprana, y el diagnóstico y tratamiento del trastorno en Atención Primaria o, si es necesario, en Atención Especializada, articulándose un intercambio de información entre los distintos ámbitos (educativo y sanitario), siempre con el consentimiento de los padres o tutores de los menores afectados.

El Protocolo debe actuar, al mismo tiempo, que la aplicación de la Orden EDU/1152/2010, de 3 de agosto, por la que se regula la respuesta educativa al alumnado con necesidad específica de apoyo educativo escolarizado en el segundo ciclo de educación infantil, educación primaria, educación secundaria obligatoria, bachillerato y enseñanzas de educación especial, en los centros docentes de la Comunidad de Castilla y León, y los Planes de Atención a la Diversidad de cada Centro educativo, en el que, al inicio de cada curso, se han de recoger el conjunto de actuaciones y medidas educativas y organizativas para adecuar la respuesta a las necesidades educativas del alumnado, en los términos del artículo 9 de la Orden anteriormente referida.

Además, se pide que los servicios de orientación cuenten con los recursos personales suficientes y se facilite al profesorado la debida formación ante la problemática del TDAH.

Asimismo, el defensor del pueblo castellanoleonés recuerda que "debe haber una implicación responsable de las familias", para lo cual "es necesario que exista una comunicación fluida de estas con los responsables de la educación y la sanidad".

Por último, el Procurador del Común insta a la Administración a que desarrolle campañas de sensibilización social en tanto que el TDAH afecta a un importante número de personas, y, en ámbitos como el escolar, todos los sectores implicados están llamados a colaborar.

Consulta aquí más noticias de León.