José Ignacio Goirigolzarri
José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia. EUROPA PRESS/BANKIA

Bankia espera repartir en dividendos más de 2.500 millones de euros en el próximo trienio, un importe que supondrá más del doble que los 1.160 millones abonados en los últimos cuatro años, y "un importante avance en la devolución de las ayudas públicas".

La entidad ha desvelado su nuevo Plan Estratégico 2018-2020, en el que desvela prevé pagar en dividendos ordinarios en efectivo entre el 45 % y el 50 % de sus beneficios, y devolver el exceso de capital sobre el 12 % CET1 fully loaded.

A finales de 2020, Bankia aspira a ganar más de 1.300 millones, lo que supondrá un aumento del 62% sobre el resultado de 2017 y alcanzar un ROE (rentabilidad sobre fondos propios) del 10,8 %, una vez ajustado a un nivel de capital del 12 %.

En un comunicado remitido a la CNMV, el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha destacado que "el objetivo del banco es convertirse en estos tres años en el mejor de España", lo que significa ser "el más rentable, eficiente y solvente entre los grandes del sector", y "contar con clientes más satisfechos, equipos más comprometidos y mayor reconocimiento social", ha explicado".

Para los próximos años, el banco se ha fijado como objetivos ejecutar la integración con BMN, mejorar la eficiencia y el control de costes, además de incrementar los ingresos por una mayor venta de productos de alto valor, y una reducción acelerada de activos improductivos.

400.000 nuevos clientes en tres años

Igualmente, en estos tres años, Bankia aspira a captar 400.000 nuevos clientes particulares y aumentar la vinculación de los que ya tiene, lo que le permitirá incrementar ingresos y elevar las cuotas de mercado en productos rentables como créditos al consumo, financiación a empresas, fondos de inversión o medios de pago.

Para incrementar los ingresos, también prevé elevar un 20% la de empresas (12.500 más), y mejorar sus cuotas de mercado en concesión de hipotecas (del 7,3% al 10,8%), crédito a empresas (del 6,9% al 7,7%), préstamos al consumo (del 5,5% al 6,6%), fondos de inversión (del 6,4% al 7,2%) y medios de pago (del 8,1% al 9% en número de tarjetas de crédito), entre otros negocios.

De esta forma, el banco espera cambiar la tendencia de su margen de intereses, e incrementarlo en un 29%, y aumentar las comisiones una media del 7% anual, al tiempo que continuará con su control de costes, que espera reducir un 2,5%.

Esto le permitirá elevar hasta 190 millones las sinergias previstas derivadas de la fusión con BMN, frente a los 155 millones anunciados en junio.
Con todo ello, el beneficio superará los 1.300 millones en 2020, según Bankia, que ha explicado que continuará la reducción de dudosos y de adjudicados, en un total de 8.800 millones, con lo que el saldo total quedará en 8.400 millones de euros.

La tasa de morosidad se situará en el 3,9% y la tasa de cobertura, en el 56%.

Bankia ha explicado que los cálculos del plan estratégico están realizados con una previsión de crecimiento del PIB español por encima del 2% durante los tres años, con un euríbor que alcanzará una media del 0,73% en 2020, y un escenario de paulatina recuperación del crédito.

Además de los objetivos financieros, Bankia también espera incrementar la satisfacción de sus clientes, el compromiso de sus equipos y mejorar en reconocimiento social, en tanto que prevé invertir 1.000 millones en tecnología, de los que más de la mitad se dedicarán a la transformación del modelo del negocio.