Sáhara Occidental
Un hombre saharaui, en la puerta de su casa en la aldea de Tifariti, en el Sáhara Occidental. GTRES

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea declaró este martes "válido" el acuerdo pesquero entre la UE y Marruecos, pero consideró que no es aplicable al Sahara occidental ni a sus aguas occidentales.

Los jueces europeos señalaron que "habida cuenta de que el territorio del Sahara occidental no forma parte del territorio del Reino de Marruecos, las aguas adyacentes al territorio del Sahara occidental no están comprendidas en la zona de pesca marroquí, objeto del acuerdo de pesca".

La sentencia se ha pronunciado por tanto en sentido contrario con respecto a las conclusiones previas del abogado general, que concluyó en enero que el protocolo no era válido por aplicarse en el territorio del Sáhara Occidental.

El caso fue elevado a la Justicia Europea por el Tribunal Supremo de Reino Unido ante la denuncia presentada por la Organización Western Sahara Campaing (WSC).

En la sentencia emitida este martes, el TUE se declara en primer lugar competente para analizar si los acuerdos internacionales suscritos por la UE son compatibles con los Tratados y con las normas de Derecho internacional que vinculen a la UE.

En segundo lugar, el tribunal estima que incluir el territorio del Sáhara Occidental en el ámbito de aplicación del acuerdo quebrantaría determinadas normas del Derecho internacional, en especial el principio de libre determinación.

Posteriormente, el dictamen subraya que el acuerdo únicamente es aplicable a las aguas bajo soberanía o jurisdicción de Marruecos,  que están limitadas a las adyacentes a su territorio y comprendidas en su mar territorial o su zona económica exclusiva.

Por tanto, la Justicia europea declara que, dado que el territorio del Sáhara Occidental no forma parte del Reino de Marruecos, las aguas adyacentes al Sáhara Occidental "no están comprendidas en la zona de pesca marroquí".

Negociaciones para renovarlo

Tras estas consideraciones, el TUE declara que el acuerdo sobre la celebración y aplicación del acuerdo de pesca UE-Marruecos y el protocolo que lo acompaña son "válidos" porque no se aplican a las aguas adyacentes al territorio del Sáhara Occidental.

El protocolo de pesca entre la UE y Rabat entró en vigor en febrero de 2007 por un periodo de cuatro años y ha sido renovado en dos ocasiones, la última en 2013. Los gobiernos de la UE dieron la semana pasada 'luz verde' a iniciar las negociaciones con Marruecos para renovar el acuerdo actual, que expira el 14 de julio de este año.

El acuerdo permite el acceso a aguas marroquíes a unas 120 embarcaciones comunitarias de once países de la UE y España es el Estado miembro más beneficiado. A cambio, el bloque comunitario paga a Rabat 30 millones de euros al año, esto es, 16 millones por el acceso a las aguas y 14 millones para apoyar el sector pesquero marroquí.