Así lo ha explicado UGT en una nota de prensa, en la que ha detallado que actualmente la empresa adjudicataria Nuevos Transportes Sanitarios (NTSA) "incumple" el contrato en el apartado 5.1, donde especifica el personal necesario en estos sectores.

En él, se indica que deberá haber 89 conductores, 35 conductores auxiliares-camilleros y 11 trabajadores de personal de administración, coordinación y telefonistas, si bien el número de conductores auxiliares-camilleros es de 28, ha asegurado la organización sindical.

La carencia de este personal genera que servicios adscritos a ambulancias con conductor y ayudante "sean transferidos a unidades con un solo conductor, ocasionando diversos conflictos con el personal hospitalario", que "exige la presencia de dos trabajadores para la correcta movilización del paciente", ha relatado la organización sindical.

Además, ha manifestado que se producen demoras de una media de 30 minutos en la prestación del servicio en domicilios con barreras arquitectónicas -sin ascensor- o con servicios que recogen pacientes encamados sin acompañantes, en las que no puede vigilarse el estado de la persona.

Por todo esto, UGT ha exigido a la dirección general de Asistencia Sanitaria del Gobierno de Aragón que "no mire hacia otro lado" y vigile del cumplimiento, tanto de los pliegos técnicos, como de las mejoras ofertadas por la empresa, "que son de obligado cumplimiento para un funcionamiento adecuado y prestando un servicio de calidad para los usuarios".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.