Incendio en la calle Uría de Oviedo,
Incendio en la calle Uría de Oviedo, EUROPA PRESS

Aqualia ha entregado numerosa documentación y pruebas que se aportaron al expediente. Así, ha manifestado, en nota de prensa este lunes, rechazar que en lo ocurrido pudiera haber influido una "supuesta insuficiencia de agua" durante las labores de extinción del incendio derivada de un inadecuado funcionamiento de los hidrantes y de las bocas de riego.

La empresa del servicio municipal del agua ha mantenido que en la fecha en la que se produjo el incendio, el volumen y la presión de agua disponible en la red general municipal era el "normal y habitual", siendo el volumen disponible "muy superior" al total de agua empleada para la extinción del incendio, y "accesible" a través de "numerosos hidrantes y bocas de riego en adecuado estado de uso y funcionamiento".

La empresa concesionaria ha indicado que en la red general de abastecimiento, durante las labores de extinción, había un volumen disponible adicional al empleado solo en una de las dos tuberías independientes de la calle Uría, de más de 491.000 litros, en esas cuatro horas. En la otra tubería de Uría había un caudal disponible similar, según Aqualia.

"En la zona próxima al lugar donde se produjo el incendio de Uría, existen varios hidrantes que estaban operativos y disponían de una presión adecuada para su utilización. Además del ubicado en la calle Uría número 57, Aqualia ha indicado que existen dos hidrantes en la Calle Palacio Valdés, tres en la calle Nueve de Mayo y uno en Gil de Jaz.

La concesionaria de agua, en relación con las bocas de riego y basándose en el Informe de la Policía Científica, ha afirmado que comprobaron que un total de 21 bocas de riego estaban operativas y disponían de una presión con un valor considerado "alto". Aqualia ha señalado que en un radio de unos 200 metros del edificio incendiado hay más de 70 bocas de riego, y en un radio de 300 metros, más de 140 bocas de riego.

Consulta aquí más noticias de Asturias.