Según han informado a Europa Press fuentes judiciales, la jueza titular de este Juzgado ha tomado esta decisión tras tomar este lunes declaración al detenido, al que se le imputan de manera provisional los delitos de amenazas agravadas con quebrantamiento de medida cautelar, daños y atentado.

Estas fuentes han corroborado que el imputado tenía previamente una orden de alejamiento con respecto a la víctima a una distancia de 200 metros y prohibición de comunicarse con la misma. Unas medidas cautelares que se mantienen y que se ven agravadas tras haberse decretado prisión preventiva para el mismo.

Del mismo modo, estas fuentes indican que el Juzgado ha establecido como una nueva medida cautelar una orden de alejamiento con respecto a la hija de la víctima, mayor de edad, a una distancia de 200 metros y prohibición de comunicarse con la misma.

La causa continúa instruyéndose en sede judicial.

HECHOS

Los hechos ocurrieron este domingo cuando la exmujer del detenido llamó a la policía porque el hombre estaba intentando entrar en su domicilio con un hacha. Además, había quemado el vehículo de la pareja de ésta que se encontraba aparcado en la calle, tal y como precisó el primer edil de la localidad, Mariano Alonso.

A causa de estos hechos, tal y como ratificaron fuentes de la Delegación del Gobierno, dos agentes se personaron en el lugar y procedieron a su detención, pero sufrieron heridas leves debido a su resistencia.

El hombre fue detenido por el quebrantamiento de la orden de alejamiento, atentado a la autoridad y daños en las cosas.

Los policías locales -de 41 y 43 años- que sufrieron daños fueron dados de alta, según el alcalde de Fuensalida, Mariano Alonso, que precisó que el autor de los hechos no era vecino del municipio.

El suceso tuvo lugar sobre las 1.13 horas en la calle San Antonio, hasta donde se desplazó la Guardia Civil y una ambulancia. Las llamas del incendio del vehículo también afectaron al cableado eléctrico de la calle.

Consulta aquí más noticias de Toledo.