Ferran López con Zoido
Ferran López con Zoido. Europa Press

El actual jefe de los Mossos d'Esquadra, Ferrán López, ha reconocido este lunes ante el Supremo que el operativo que este cuerpo planteó el 1 de octubre, cuando se celebró el referéndum ilegal, era insuficiente, y ello a pesar de que el president Carles Puigdemont fue advertido de la probabilidad de altercados.  También ha señalado que se informó del operativo al coronel Diego Pérez de los Cobos, coordinador del operativo 1-0, quien no puso objeciones al mismo.

Así lo han manifestado fuentes de la acusación popular ejercida por VOX, que han estado presentes en la declaración que han efectuado tres mandos de los mossos ante el juez Pablo Llarena, que dirige la investigación del Supremo sobre el "procés" y la Declaración Unilateral de Independencia.

Los agentes han declarado como testigos y han puesto en claro que el 28 de septiembre los mandos de los mossos advirtieron a los altos cargos políticos de la Generalitat, como Carles Puigdemont, Joaquim Font y Oriol Junqueras (vicepresident) de que el 1 de octubre podrían producirse altercados, conflictos, movilización social y hasta violencia, han manifestado las citadas fuentes.

López ha desmentido en varias ocasiones la versión mantenida por De los Cobos en su testifical ante el alto tribunal y ha mantenido en líneas generales el relato defendido por el exmayor de los Mossos, Josep Lluis Trapero.

En concreto, ha reconocido que el dispositivo policial desplegado por los Mossos, la Policía Nacional y la Guardia Civil, que fue coordinado por De los Cobos, fue "insuficiente" para impedir el referéndum, pero no por su actuación sino por los medios desplegados para alcanzar todos los centros de votación.

Al respecto, ha explicado que los Mossos destinaron a 7.500 agentes para el dispositivo policial conjunto, de los cuales tan solo 1.000 era de orden público, el máximo del que disponía la policía autonómica catalana, al tiempo que ha precisado que la intención era disponer de un binomio de agentes en cada centro de votación.

Pero ha querido dejar claro que se informó con detalle de dicho dispositivo al coordinador policial del 1-O, quien no puso objeciones al mismo, lo que contradice la versión de De los Cobos, quien ante el juez afirmó que no se le informó del operativo.

Es más, según las fuentes, Ferrán López ha dicho al juez Llarena que en ninguna de las reuniones anteriores y posteriores al referéndum De los Cobos le reprochó nada sobre la actuación policial de aquel día.

Ferrán López ha comparecido a petición de los investigados Joaquim Forn y del presidente de Ómnium Cultural, Jordi Cuixart, como también han hecho los comisarios Juan Carles Molinero y Emili Quevedo.

Según han afirmado los letrados de la acusación popular de VOX a su salida del tribunal, Molinero ha admitido que el Ministerio del Interior frenó la compra de armas largas, si bien no ha precisado el destino de dichas armas.

Y respecto de la declaración de Quevedo, los abogados de VOX han señalado que este comisario estuvo en la reunión del 28 de septiembre con Puigdemont, quien, ante las advertencias de los Mossos, consideró que había que seguir adelante con el referéndum, porque era un compromiso que recogía su programa electoral.

Mañana continúan las declaraciones en el Supremo con las testificales del jefe de la comisaria general de información del cuerpo autonómico, Manuel Castellví, a petición de Forn; y de un sargento y un inspector de los Mossos que estuvieron presentes en el registro de la Consellería de Economía del 20 del septiembre, a petición de la defensa de Cuixart.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.