Cuando se paralizaron las obras de estas viviendas ya estaban ejecutadas en un 64 por ciento, cuando se habían invertido más de 400.000 euros (407.875) y, ahora, para terminarla será necesaria la inversión de algo más de 350.000 euros (356.125). "Este Gobierno busca siempre la eficiencia en el gasto, porque paralizar las obras siempre sale caro", ha defendido la consejera, según ha informado en nota de prensa la Junta.

Las obras en estos ocho inmuebles, que se iniciaron en 2009 y se paralizaron en 2012, se están desarrollando según lo previsto, ya que el compromiso es entregar las viviendas en mayo de este año, a los 14 meses desde la firma del contrato de arras.

Ha sido necesario llevar a cabo un nuevo proceso de adjudicación entre las personas actualmente inscritas en el Registro de Demandantes de Viviendas que cumplían los requisitos, pues las que en su día las solicitaron habían renunciado o ya disponían de una vivienda.

De su lado, el regidor de Campillo ha subrayado que "tras cinco años paradas, estas viviendas serán ocupadas por ocho familias jóvenes del municipio que están deseando vivir cuando antes", por lo que ha trasladado su "agradecimiento al Gobierno regional, porque en estos más de dos años de Gobierno se nota el cambio y estamos agradecidos de que esto sea una realidad".

Consulta aquí más noticias de Cuenca.