Angela Merkel
La canciller alemana, Angela Merkel recibe el aplauso de los delegados tras pronunciar su discurso durante el congreso extraordinario que celebra la Unión Cristianodemócrata (CDU), en Berlín (Alemania)- CLEMENS BILAN / EFE

La Unión Cristianodemócrata (CDU) que preside la canciller de Alemania, Angela Merkel, aprobó este lunes el pacto consensuado entre ese bloque conservador y el Partido Socialdemócrata (SPD) para formar otra gran coalición de Gobierno. El congreso federal de la CDU, celebrado en Berlín, respaldó por una abultada mayoría el pacto, que queda así pendiente de la consulta vinculante entre el casi medio millón de afiliados al SPD, cuyos resultados se conocerán el próximo domingo.

La votación, a mano alzada, siguió al discurso de Merkel, quien ratificó su compromiso con el relanzamiento de Europa y con la necesidad de dar "una nueva dinámica" a Alemania, para lo que, dijo, es preciso lograr la formación de "un gobierno estable". La canciller reconoció, en tono autocrítico, que los resultados obtenidos por su bloque conservador en las elecciones generales del pasado septiembre no fueron los esperados.

"No podemos quedarnos en la decepción ante esos resultados, sino que debemos pensar en por qué ocurrió eso", añadió, para aludir a la paradoja que ello supone, en un país que es modelo de solidez económica. Las razones de estos flojos resultados, señaló, van desde la "preocupación" que generó en la población la acogida de cientos de miles de refugiados, a los desafíos que implica la adaptación a las nuevas tecnologías o la "inestabilidad política" de países vecinos y en Europa.

El bloque conservador se impuso como primera fuerza en las generales —con un 33 %— y "no puede haber un Gobierno en Alemania sin contar con nosotros", dijo, para recordar que perdió más de dos millones de votos, en favor de los liberales y de los ultraderechistas.

Merkel subrayó la necesidad de recuperar la confianza del ciudadano y lanzó una llamada a favor de la renovación del partido, tarea que corresponderá a la nueva secretaria general de la formación, Annegret Kramp-Karrenbauer.

A Kramp-Karrenbauer, jefa del Gobierno del estado federado del Sarre (oeste), se la apoda en el país como 'mini Merkel' por el alto grado de afinidad entre ambas y porque su designación, la semana pasada, se interpretó como una señal hacia la sucesión de la líder.

Merkel anunció este domingo, al término de una reunión de la cúpula del partido, los nombres de los seis ministros designados por la CDU para el futuro Ejecutivo, cuatro de los cuales se estrenarán en un Gobierno federal. El más destacado entre esos rostros nuevos es Jens Spahn, de 37 años y uno de los críticos más destacados frente a la línea de Merkel, a la que ha venido exigiendo un perfil más conservador.

Spahn ha sido designado para Sanidad, una cartera comprometida, puesto que los socialdemócratas pretenden impulsar una reforma hacia un sistema sanitario más igualitario.