El objetivo es garantizar la renovación de los sistemas que eviten los episodios recurrentes de afecciones por inhalación de cloro denunciados en los últimos meses en redes sociales y medios de comunicación por los clubes de natación y los usuarios de estas instalaciones a nivel particular.

"Además de los efectos del exceso del cloro, ratificados por informes y analíticas realizadas, la condensación y evaporación de este elemento ha provocado problemas respiratorios tanto a los bañistas como a los propios monitores, debido al deficitario sistema de renovación del aire en estas dos instalaciones", ha explicado el concejal socialista Carlos Alberca y ha añadido que "La Salobreja y las Fuentezuelas acogen diariamente a entre 700 y 1.000 bañistas, por eso consideramos que un cambio en el sistema de depuración estaría más que justificado".

Así, el PSOE ha pedido que el próximo verano se acometa el cambio de los sistemas de depuración de cloro por unos de electrólisis salina, que es el que en la actualidad están adoptando muchas piscinas públicas. El agua adquiriría una salinidad de muy baja intensidad, la equivalente a la de las lágrimas oculares.

"Hacerlo en los meses estivales cuando las piscinas cubiertas permanecen cerradas evita molestias a los usuarios y además prepararlo con tiempo da un margen para buscar la financiación de cara al cambio", ha dicho Alberca.

Este sistema, según el PSOE, es mucho más beneficioso para la salud de los usuarios y para el medio ambiente, puesto que reduce notablemente el uso de productos químicos para la puesta a punto de las piscinas. Además, la electrólisis salina reduce no solo los microorganismos del agua sino también la turbidez de la misma y no produce afecciones ambientales por evaporación.

"Creemos que esta reforma no es complicada y las instalaciones ganan mucho con ella", dice el edil, quien ha valorado la importancia de contar con un mantenimiento preventivo de las piscinas cubiertas "que un día sí y otro también registran problemas derivados de su escasa conservación".

Carlos Alberca se ha referido también a la puesta en marcha de la caldera de la piscina de La Salobreja, pendiente de instalación por el Ayuntamiento tras la rotura en días pasados de la última de las máquinas que quedaba operativa en las instalaciones.

El edil ha señalado que la piscina ha comenzado a funcionar con una temperatura de 26 grados, la mínima que se estipula para estas instalaciones durante esta época del año. "Esperemos que se corrija con el paso de los días, pero seguimos insistiendo en que hay una segunda caldera que no funciona desde hace años y habría que planificar su renovación", ha dicho el concejal.

Consulta aquí más noticias de Jaén.