Calcetines
Calcetines de colores tendidos al sol. GTRES

A veces, uno descubre en Instagram cuentas y vídeos bastante sorprendentes. Por ejemplo, aquellas DIY en la que se pueden hacer manualidades sin necesidad de ser muy mañoso. Hay cosas súper curiosas, pero llaman especialmente la atención lo que dan de sí unos calcetines. Juguetes para perros, muñecos para niños, para hacerse peinados... Puedes usar los que tengas más viejos o aquellos solitarios que se te hayan quedado desparejados tras una lavadora.

Con un poco de arroz, unos alfileres y una tira de tela salen unos muñecos de nieve preciosos para decorar la casa. Si enrollas un par de calcetines de colores y los metes en una tarrina de las de helado puedes simular una deliciosa cupcake.

La opción que vemos en el vídeo en la que hay un calcetín rojo al que se le incluye un tacón para simular un botín es un pelín cutre, pero la idea de calcetines antideslizantes hechos con una pistola de pegamento es bastante chula.

¿Un moño de ballet de esos que se llevan tanto? En lugar de comprar un donut para pelo, puedes hacerte uno en casa cortando la puntera de un calcetín. Luego, lo enrollas hasta que se parezca a un donut. Te haces una coleta y luego enrollas la rosquilla en el pelo. La parte del peinado ya depende de lo habilidosa que seas.

Tarde de manualidades

Las posibilidades son infinitas (hasta corbatas hechas con calcetines) así que recopilamos algunas por si queréis entreteneros una tarde con niños.

Calentadores: De lo más fácil de hacer porque simplemente tienes que cortar la parte de los dedos.

Funditas para tazas: Los calcetines se deslizan justo sobre la taza y ayudan a mantener caliente el café o el té y evitar que te quemes las manos. Simplemente, se corta la puntera y se puede hacer un agujero en el lateral, en el caso de que lleve un asa.

tacitas

Marionetas: Puede ser tan clásico o creativo como quieras (en Pinterest hay algunas ideas) y hacer un zoológico entero.

Tope para las puertas: Para evitar que las corrientes de aire muevan las puertas, se puede coger un calcetín viejo y meterle una bolsa de plástico con tierra o arena. Es importante lo de la bolsa porque de lo contrario, la arena se filtrará por la tela del calcetín y manchará todo. Luego cerramos la parte de arriba a modo de saquito.

En el mundo DIY, hay ideas más elaboradas con el calcetín como protagonista para confeccionar zapatillas para estar por casa, ositos para niños, caballitos de madera...