Búsqueda de dos jóvenes en el pantano de Susqueda
Búsqueda de dos jóvenes en el pantano de Susqueda EUROPA PRESS

Jordi M.G. fue juzgado por un jurado popular que le consideró culpable de asesinar a su exmujer la tarde del 4 de diciembre de 1997 con una escopeta de caza semiautomática marca Browning en la calle Ter de Anglès, según la sentencia recogida por Europa Press.

Según los hechos probados en el juicio, Jordi M.G. esperó escondido en su coche a que su exmujer, con la que se había casado en 1979 y separado a finales de abril del 1997, pasara por esa calle y al verla salió rápidamente, la llamó por su nombre y le disparó.

La escopeta estaba cargada con tres cartuchos, dos de ellos de la bala que se usa en la caza del jabalí, y el condenado le descerrajó esta munición en el costado izquierdo del cuerpo, y cuando cayó al suelo, recargó el arma y la remató por la espalda.

La pareja había contraído matrimonio en 1979 y tenía dos hijos, y se separaron por el deterioro de la relación conyugal a finales de abril de 1997, unos meses antes del asesinato.

El tribunal, a la hora de dictar sentencia, tuvo en cuenta que Jordi M.G. padecía un trastorno ansioso depresivo desde hacía unos años y estaba bajo tratamiento psiquiátrico y que padecía un estado de ansiedad porque su esposa no quería volver con él, según consta en la sentencia.

Jordi M.G., que fue detenido por después de los hechos, reconoció su autoría y relató a los investigadores de manera amplia y detallada todos los antecedentes del caso.

DENUNCIA PREVIA

Según se informó en su día, la víctima había presentado dos meses antes de su muerte una denuncia ante los Mossos afirmando que su marido la había amenazado de muerte si no volvía con él.

Los hechos sucedieron el día en que la víctima cumplía 37 años, cuando salía de su domicilio situado en la calle Antoni Gaudí número 27 de Anglès y su marido le disparó y lanzó el arma bajo una excavadora que había en la calle, marchándose a pie.

Algunos vecinos alertaron de los hechos a la Policía Local y cuando un agente se personó en la zona, Jordi M.G. reconoció la autoría.

Consulta aquí más noticias de Girona.