Policía Japón
Imagen de archivo de forenses trabajando durante un suceso en Japón. Kimimasa Mayama / EFE

La policía japonesa interrogó este lunes a un turista estadounidense arrestado por el hallazgo de la cabeza decapitada de una mujer. La cabeza fue encontrada en un apartamento de alquiler en Osaka, dentro de una maleta.

El hombre, identificado como Yevgeniy Vasilievich Bayraktar, de 26 años, admitió durante el interrogatorio haberse deshecho del cuerpo de una mujer de 27 años.

Gracias a la información facilitada por el detenido, los agentes nipones han acabado localizando los brazos, piernas y torso de la mujer en varias áreas montañosas de Kioto y Osaka. Los restos habían sido enterrados y junto a ellos no se encontraron ropa ni otras pertenencias de la mujer.

Además las autoridades no hallaron heridas en los restos, más allá de los cortes realizados para desmembrar el cuerpo.

La joven hallada había estado desaparecida y el ciudadano estadounidense fue detenido el pasado jueves. La policía japonesa pensaba que había sido secuestrada y tenía pruebas de que Vasilievich había sido el último en ver a la mujer.

Las cámaras de seguridad instaladas en el bloque de pisos captaron al presunto asesino entrando en el edificio con la mujer, lugar del que ella nunca salió. 

Las grabaciones capturaron al estadounidense entrando y saliendo varias veces del edificio con una bolsa de viaje. Fuentes de la investigación revelaron también que se usaron grandes cantidades de ambientador en el piso y que no se encontraron rastros de sangre.

Según las autoridades niponas, el sospechoso llevó a otras mujeres al mismo edificio, aunque han confirmado que todas están a salvo.