Mendia
Mendia PSE

La secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia, ha advertido de que las víctimas de ETA merecen "verdad, justicia y reparación", y ha resaltado que los socialistas se niegan "a dejar en herencia un país desmemoriado, porque sería un país que haría del olvido una nueva injusticia".

Mendia ha intervenido este domingo en la entrega de los Premios Oroimen Hegoak celebrada en San Sebastián, donde ha expresado que el socialismo siente "el inmenso orgullo de haber dejado tras su paso por los gobiernos una Euskadi en paz". "Y el socialismo siente ahora el inmenso reto de liderar la construcción de la convivencia", ha añadido.

Tras subrayar el "esfuerzo" que un día, con un presidente socialista en el Gobierno de España -José Luís Rodríguez Zapatero- y el lehendakari Patxi López, "hizo callar las armas y permitió empezar, por primera vez en la historia vasca, el camino de la plena libertad", Mendia ha valorado además la labor de aquellos "que jamás dieron un paso atrás, quienes sufrían cada día, en cada Pleno municipal, en sus casas, el acoso permanente del totalitarismo".

"Hoy añadimos a ese reconocimiento el de quienes, con igual dignidad, hicieron frente a los totalitarios de Cristo Rey y a los totalitarios de ETA. Reconocemos al proyecto Lagun, porque más que una librería era un proyecto para abrir mentes, era un proyecto de tolerancia y libertad. Un proyecto encabezado por Ignacio Latierro y Teresa Castells, con un compañero impagable, José Ramón Recalde. Víctimas del franquismo, víctimas del terrorismo", ha dicho.

Mendia ha recordado en su intervención los asesinatos de Enrique Casas, Fernando Buesa, Joseba Pagazaurtundua, Fernando Múgica, Isaías Carrasco, Froilán Elespe o Juan Priede, al tiempo que ha valorado la "altura demostrada, la inmensa madurez, y la gran lección de valores democráticos que supo ofrecer" Eduardo Madina a una Euskadi "enfangada entonces en las trincheras".

"Él mismo se definió blindado contra el odio y así es como hoy afrontamos, desde el socialismo vasco, la construcción de la convivencia aún pendiente: sin odio pero con memoria, sin venganza pero con la cabeza bien alta por saber que nuestra victoria es haber conseguido que ETA acabara. Sin cesiones", ha sostenido.

Asimismo, Mendia ha destacado el logro de la "victoria", frente a quienes decían que "sólo sucumbiendo a las intenciones nacionalistas sería posible ver el final del terrorismo".

"Pero José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba supieron entender lo que pasaba aquí con mucha más claridad que los nacionalismos y supieron ver cómo se debía resolver. 'Bombas o votos' se les dijo. Y acabaron eligiendo los votos. Y acabaron comprobando que con bombas no hicieron nada, que con votos se hace más", ha expresado.

"VENCEDORES Y VENCIDOS"

En este sentido, ha argumentado que frente a quienes dicen que no hay vencedores y vencidos, los socialistas afirman que "sí los hay", ya que "venció la democracia y el acuerdo entre diferentes. Fue vencido el asesinato y el acoso del que piensa de otra manera".

"El socialismo siente el inmenso orgullo de haber dejado tras su paso por los Gobiernos una Euskadi en paz. Y el socialismo siente ahora el inmenso reto de liderar la construcción de la convivencia. Y esa convivencia sólo puede cimentarse sobre la verdad de lo ocurrido. Sólo podrá consolidarse cuando todos asumamos que ni un solo asesinato ni amenaza tuvo jamás ninguna justificación. Es lo que merecen las víctimas, los resistentes, la sociedad civil que combatió con la palabra al terror", ha reflexionado.

A su juicio, y pese a que el pasado resultará "incómodo", asumirlo es "la mejor vacuna para el futuro". "Asumir que hubo ciudadanos vascos que decidieron organizarse para asesinar a otros ciudadanos porque los consideraron enemigos sin derechos ni dignidad. Asumir que obligaron a muchos a exiliarse, y que varios miles más resistieron el acoso, la amenaza, la integridad física y la seguridad de sus familias. Asumir que gracias a esa resistencia, junto con la labor policial y judicial, hoy Euskadi es un lugar donde se puede defender cualquier idea política sin miedo", ha expresado.

De este modo, ha considerado que las víctimas merecen "verdad, justicia y reparación" y ha sostenido que "el afán por buscar lo que nos une, es lo que ha hecho progresar a Euskadi y es sobre lo que seguir construyendo el futuro".

"Los socialistas estamos dispuestos a liderar ese proceso y no tomaremos ni una sola decisión bajo cálculos electorales. El único cálculo que debemos hacer es qué queremos dejar a quienes vengan detrás de nosotros. Y nos negamos a dejar en herencia un país desmemoriado, porque sería un país que haría del olvido una nueva injusticia", ha afirmado.

De este modo, ha mostrado su orgullo por "pertenecer al partido que ha conseguido legar a la juventud un país donde a nadie le maten por sus ideas y un país donde todos sepan que aquí se mató por pensar diferente"."Un país vacunado contra cualquier tentación de violación de derechos humanos, porque esa base, junto con los principios de igualdad y solidaridad, es la que permite construir sociedades decentes", ha finalizado.

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.