Arantxa Sánchez Vicario
La extenista Arantxa Sánchez Vicario, durante el Masters de Madrid de 2016. GTRES

La extenista Arantxa Sánchez Vicario ha roto su silencio una semana después de conocerse que su marido, Josep Santacana, le había pedido el divorcio. "Esta situación es muy desagradable para mí", ha dicho este sábado a la revista Hola, tras lo que ha añadido: "Confío plenamente en mis asesores y en los tribunales".

Además, el programa Sábado Deluxe de Telecinco ha podido entrevistarse con la extenista, que ha estado acompañada en todo momento por su abogado, encargado de responder a las preguntas del periodista. "Preferiría quedarme al margen y que tome la palabra mi abogado", le dijo Sánchez Vicario al periodista Paco Castillo.

"Hasta donde yo sé, no he visto ningún documento que refleje que la propiedad esté a su nombre ni conozco alguna propiedad a su nombre. Sin embargo, no tenemos todos los documentos ni escrituras, pero hasta ahora no hay ninguna propiedad a su nombre", ha indicado su abogado de Miami al referirse a la situación económica de la tenista.

Según el abogado de Sánchez Vicario, "no es un caso difícil, es un poco complicado porque no sé dónde están los activos. Una vez lo sepa, el caso debería terminarse rápido porque iríamos a una mediación, y haremos lo posible por resolver el caso". Ante la pregunta de si la deportista está arruinada económicamente, su abogado, cuyos honorarios ascienden a 750 euros por hora, ha respondido que "no tiene activos a su nombre. Hay algunas deudas y acciones que pagar".

Tras las informaciones publicadas sobre que Santacana habría reclamado a la deportista la custodia exclusiva de los dos hijos de la pareja, su abogado ha sido claro al responder que no le podrá quitar la custodia porque en Florida no existe ese término, "se llama paternidad compartida". Además, ha dicho que "no va a haber ningún esfuerzo para excluir al padre de la vida de los niños" y que ella "no tiene intención de irse a España" incluso en el caso de que ella obtuviese la custodia completa.

Al finalizar el encuentro con la tenista y su abogado, la propia Arantxa Sánchez ha agregado que ella es quien se ocupa de sus hijos a diario: "Llevo a los niños al colegio por la mañana, los recojo y los llevo al tenis", ha explicado.

Vivendo en la casa de su hermano

Según han publicado este fin de semana varios medios como LOC, la deportista se está apoyando en estos momentos en su familia, de quien se había distanciado tras su boda en 2008 con Santacana. De hecho, estaría viviendo con sus dos hijos de 9 y 7 años en la casa de su hermano Emilio al atravesar, además, una difícil situación económica.

La familia "está muy afectada" por la situación que está atravesando la tenista, según Hola, que quiere ser prudente y actúa aconsejada por sus abogados, añade esta revista.

A todo ello se suman sus problemas económicos: el Banco de Luxemburgo le reclama el pago de una deuda de 7,5 millones de euros procedente de un aval a la tenista para pagar una multa de 5,2 millones por fraude a Hacienda.