Bonig atiende a los medios
Bonig atiende a los medios EUROPA PRESS

La presidenta del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, Isabel Bonig, ha calificado el encuentro entre la consellera de Obras Públicas, Mª José Salvador, y la promotora de Puerto Mediterráneo, Intu-Eurofund, como "una patada hacia adelante para contentar a Compromís", en referencia al director general de Comercio, Natxo Costa. Según ella, "ha dicho que no quiere esa inversión" cuando "su informe es fundamental".

Bonig ha valorado así, en declaraciones a los medios este sábado en la sede del PPCV, la reunión que mantuvieron la pasada jornada Salvador, el alcalde de Paterna (Valencia), Juan Antonio Sagredo, y los responsables de Puerto Mediterráneo. La consellera les explicó las vías que contempla la legislación para iniciar un nuevo proyecto.

De esta forma, la 'popular' entiende que "tienen que volver a empezar como si no hubiesen estado tramitando estos proyectos". Ha criticado que "es como tirar por la borda tres años de trabajo en lugar de aprovecharlo y exigirle a la promotora que cumpla lo que no cumplía".

En lugar de Puerto Mediterráneo, la jefa del PPCV ha insistido en que a los valencianos "le preocupan los temas en los que el Consell está más paralizado: las listas de espera, el empleo y la educación".

Precisamente sobre educación, ha tildado de "varapalo" y "tarjeta roja" la decisión del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) de rechazar la petición de la Generalitat para que se archivaran los diez procedimientos judiciales que está tramitando contra el decreto de plurilingüismo, ya derogado, al entender que aún mantiene su vigencia. "El varapalo del TSJ a Marzà y Puig por el decreto plurilingüe es una tarjeta roja a su imposición", ha afirmado.

Y ha añadido: "Es algo que se estudiará en los anales de la imposición, el imponer un modelo que no cuenta con el beneplácito de casi nadie, ni de los principales sindicato ni de las asociaciones de padres y madres ni de la comunidad escolar". En definitiva, "una tarjeta roja a una política más preocupada de sus líos internos, de coser el Consell, que de atender y preocuparse de los problemas de los valencianos".

CHINCHES EN EL CLÍNICO

En esta línea, Bonig ha advertido del aumento de las listas de espera en hospitales, con "gente en los pasillos por falta de camas" y ha calificado de "vergonzoso" el estado del Hospital Clínico de València, donde "ahora, además, aparecen chinches". "Si (Carmen) Montón -consellera de Sanidad- y Puig hubieran adjudicado en lugar de paralizar el nuevo hospital en la vieja Fe, hoy estaría finalizado y podría servir de alivio a esta situación", ha asegurado.

También se ha referido en materia sanitaria a la reversión del Hospital de La Ribera, en Alzira (Valencia), a partir de abril: "Va a ser un desastre, otro caos en la gestión sanitaria para el que no hay plan B" y "una pifiada más de la una mala gestión en la sanidad".

Consulta aquí más noticias de Valencia.