El presidente del Comité Local, Sergio Larraga, ha informado en nota de prensa que el PAR reclama "la instalación de zonas seguras en la que depositar carros mientras realizan alguna actividad con sus hijos, o de forma análoga en el supuesto de las sillas de ruedas auxiliares".

El establecimiento de estos lugares, según el PAR de Zaragoza, ayudaría al "cumplimiento de las obligaciones de dejar libres los pasillos y zonas similares para facilitar una evacuación en caso de emergencia, a la vez que facilitaría el acceso de las actividades realizadas a todas las familias".

En este sentido, han remarcado que, con posterioridad a dicho estudio, se deberían fijar qué centros son susceptibles de incorporar esta mejora y cuáles no, para poder fijar su regulación en el propio reglamento de uso de los centros cívicos.

Larraga ha manifestado que recientemente han observado algunos problemas de acceso y estancia de personas que han acudido a centros cívicos con carritos y que, al no disponer de una zona habilitada para poder dejarlos se han visto obligadas a renunciar a la actividad que han ido a realizar o han ido acompañados de una tercera persona que se ha quedado fuera con el carro.

REGULACIÓN

Esta situación, advierte el Comité Local del PAR en Zaragoza, deriva de la falta de lugares para depositar estos enseres, e insta a que se respete la actual normativa de centros cívicos. Esta establece en su artículo 41 que "los pasillos y accesos son espacios cuya función es facilitar la evacuación del público en de emergencia por lo que está rigurosamente

prohibida su obstaculización activa o pasiva".

Asimismo, en su segundo párrafo se especifica además que "no se podrá obstaculizar pasillos y zonas comunes con estacionamiento de carros para niños, bicicletas u otros elementos". Además, el párrafo 3 de ese mismo artículo establece que los hijos menores de 14 años que acuden a un centro cívico deben estar acompañados por adultos de manera permanente desde su acceso.

Junto a los artículos anteriores, también es necesario tener en cuenta el principio general establecido en el mismo reglamento, dirigido a todos los usuarios sean éstos adultos o niños, en su artículo 51.1. Este pide "hacer uso de todas las instalaciones y materiales necesarios para el desarrollo de la actividad o uso del servicio, siguiendo las normas de uso y procedimientos establecidos en este Reglamento".

En este sentido, Larraga ha recordado que, hace un tiempo, hubo una reivindicación que reclamaba "poder subir a los buses urbanos con sus carritos de bebé con plena garantía y seguridad, y lo consiguieron". En un principio parecía un problema "peculiar y afectante a pocos zaragozanos, pero finalmente se evidenció que afectaba a un buen número de familias".

En el caso de esta iniciativa "ocurre exactamente lo mismo, teniendo en cuenta además que a los supuestos de carritos de bebé se añaden las sillas auxiliares de personas con problemas de movilidad que pueden usar en los interiores la ayuda de muletas o similares", ha comentado el presidente del Comité Local del PAR en la capital aragonesa.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.