Científicos de WWF han captado espectaculares imágenes subacuáticas con una cámara que han instalado en el lomo de una ballena de Minke, unos cetáceos que viven en latitudes muy frías y de los que se sabe poco en cuanto a sus constumbres.

El experimiento se llevó a cabo en la Antártida. Los investigadores pudieron acercarse lo suficiente a la ballena como para adherirle la cámara al lomo al animal.

Pero además, una vez en el agua, la cámara se ha movido y ha captado un ángulo que permite ver cómo la ballena se alimenta bajo el agua. El análisis de las imágenes ha permitido descubirir que son más voraces de lo que se pensaba. La ballena de Minke alcanza los 24 km/h y traga agua con krill a un ritmo que se repite cada diez segundos. "Es como un Pac-Man bajo el agua", dice Ari Friedlaender, el jefe del equipo, en declaraciones recogidas por Gizmodo.