'Abril'
'Abril', con un niño en el colegio Álvar Fáñez de Íscar. COLEGIO ÁLVAR FÁÑEZ

El colegio público Alvar Fáñez de la localidad vallisoletana de Íscar cuenta entre su profesorado con una maestra muy especial, Abril, una perra que ayuda a la integración educativa de siete niños que tienen algún problema, en un proyecto que trabaja desde la motivación y estimulación de estos escolares que necesitan apoyo.

Abril, junto a su guía Marta Sanz, forman parte de un programa "novedoso e innovador" puesto en marcha después de que el equipo de diversidad del colegio plantease está posibilidad, petición que se trasladó a la Dirección provincial de Educación, que dio el visto bueno a este proyecto, según ha explicado el director del centro, Jesús Ángel González Sanz.

Esta perra, que se ha convertido ya en una más en la plantilla de 43 maestros de este colegio, está especialmente entrenada para integrarse dentro de este tipo de actuaciones educativas que tratan de incitar a los niños a jugar, a comunicarse y a tener pensamientos en positivo.

Los siete niños de participan en este proyecto son dos escolares de Primaria, uno de ellos con síndrome de Asperger y el otro con problemas de conducta, además de un niño de Infantil con dificultades motoras, a los que hay que sumar otros cuatro escolares del aula ASCE (Aula de Sustitución de Centro Específico).

González Sanz ha reconocido que los resultados que se están consiguiendo gracias al trabajo de Abril son "muy satisfactorios" y así lo han manifestado también los padres de los niños, que van a poder conocer cómo se lleva a cabo este programa y asistirán a una de las sesiones para presenciar 'in situ' el trabajo de la perra con sus hijos.

Sesiones en horario lectivo

Estas sesiones tienen lugar en horario lectivo tanto en las dos aulas ASCE como en las clases ordinarias y es Marta, la guía de Abril, quien junto al personal docente, el equipo de orientación y el fisioterapeuta diseñan de manera conjunta las sesiones que buscan potenciar "las áreas comunicativas, sociales, emocionales, cognitivas y físicas" de estos escolares.

En definitiva, Abril busca favorecer con su trabajo las habilidades sociales de estos niños, para que controlen sus impulsos y disminuyan las conductas disruptivas y sus miedos.

El director del colegio, Jesús Angel González Sanz, ha subrayado la importancia de este proyecto que está siendo "muy positivo" y la intención es que este proyecto pueda continuar en el tiempo, de hecho ya se está formando a un segundo perro que podría incorporarse al 'Alvar Fáñez' el próximo mes de abril.

Abril está logrando que estos siete escolares con necesidades se puedan integrar en un colegio que cuenta con 542 alumnos y es que algunas investigaciones apuntan a la mejora que los animales aportan ya que ayudan a los niños a socializar, a reducir los sentimientos de ansiedad y estrés, desarrollar su empatía y a mejorar su movilidad.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.