Donald Trump
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el Despacho Oval de la Casa Blanca. JIM LO SCALZO / EFE

El actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se ha convertido de nuevo en el centro de la polémica después de que este viernes, en pleno discurso, hiciera un parón para hablar sobre su calvicie.

Durante la 45ª Conferencia anual de Acción Política Conservadora (CPAC), Trump interrumpió su discurso para aclarar algunas dudas sobre su melena rubia. El mandatario comenzó admirándose en la enorme pantalla en la que estaba siendo proyectado: "Hey, mirad qué buena imagen. Me encantaría ver a ese hombre hablando", bromeó.

Según recoge El País, minutos antes de protagonizar esa escena, Trump preguntó si podía romper con el protocolo ya que le aburrían los asuntos de los que trataba el discurso. Al inicio del mismo, el presidente dejó de lado el tono serio, se giró dándole la espalda al público y comenzó a retocarse y a acariciarse el pelo repetidas veces. 

Después de simular peinarse su cabello dorado, se giró, volvió a mirar a los allí presentes y suspiró: "He intentado con todas mis fuerzas ocultar esta calva, amigos, pero me esforzaré más para conseguirlo".

"De todas formas no se ve mal, ¿no? Estamos resistiendo. Juntos, estamos resistiendo", concluyó.

El estado del pelo del presidente es algo que lleva generando interés desde hace tiempo, pero se ha visto incrementado estas últimas semanas después de que su tupé se hiciese viral tras publicarse un vídeo en el que se podía ver su calvicie. En el vídeo se ve como una fuerte racha de viento despeina la cabellera del mandatario, lo que permite apreciar que el pelo que tiene en los laterales de su cabeza cubre cuidadosamente la parte trasera, que parece tener una alarmante falta de pelo.