Con esta medida se informa y activa a los grupos de intervención dependientes de la Corporación insular, grupos de seguridad, grupos sanitarios y voluntarios organizados para que, en caso de que sea necesario, la disponibilidad de los mismos sea inmediata.

Entre Las medidas preventivas que se adoptan están el cierre de la red insular de senderos y las áreas recreativas en previsión de posibles desprendimientos y caída de árboles. Asimismo, se insta a la ciudadanía, empresas y entidades públicas a adoptar las medidas de autoprotección necesarias en previsión de posibles daños por fenómenos meteorológicos adversos y en especial a las recomendaciones incluidas en el anexo del Gobierno de Canarias del PEFMA.

Se recomienda a la población de la isla que evite los desplazamientos, salvo caso de necesidad, que conduzca con precaución y no atraviese las zonas con posibles inundaciones, que no transite por zonas costeras (paseos marítimos, escolleras, diques, playas) o por lugares donde pudiera producirse desprendimientos o caídas de árboles; y que se abstengan de realizar actividades al aire libre que pongan en riesgo su seguridad.