Las antiguas instalaciones, según Ecologistas en Acción, están en ruinas, contienen residuos de amianto y "llevan años totalmente abandonadas y sin vigilancia alguna", siendo "lugar habitual de reunión de menores y de graffiteros".

Por es, han exigido a las autoridades que se señalice la zona como peligrosa y se proceda a "descontaminar los terrenos" para proteger el medio ambiente y la salud de los vecinos.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.