Esfuerzo, trabajo, sacrificio o generosidad han sido algunos de los valores más nombrados este viernes en la celebración de la 20 edición del Galardón y Premios Félix de Azara, acto que ha reunido a casi 800 personas en el Palacio de Congresos de la capital altoaragonesa.

El público ha dado un cálido reconocimiento a los familias que hace más de 50 años llegaron a las tierras del sur de la provincia de la mano de las políticas que impulsaron un proceso de colonización que supuso la repoblación de un territorio deshabitado y que actualmente tiene oportunidades de presente y futuro.

Miguel Gracia ha recordado que la historia de los colonos "es un ejemplo de convivencia entre familias que llegaron a estas tierras de orígenes distintos y con culturas y costumbres diferentes; dejaron de lado esas diferencias para unir voluntades y, a costa de un gran empeño, labrarse una vida mejor".

"Gracias a su asentamiento y trabajo se ha conservado una parte de la provincia cuyo paisaje y actividad no existiría hoy tal cual la conocemos", ha dicho. También ha argumentado que el Galardón Félix de Azara a estos pueblos de colonización es el reconocimiento y la muestra de que "con políticas e iniciativas valientes es posible favorecer y consolidar población en el territorio".

Así, ha reclamado que el discurso unánime para frenar la despoblación se traduzca en iniciativas desde todos los ámbitos: "es necesario que la administración local se sienta acompañada en las políticas que viene desarrollando el medio rural para que la gente pueda seguir viviendo en los pueblos".

En este sentido, ha pedido políticas que desde la Unión Europea favorezcan mucho más a la gente que vive en el territorio, que desde el Gobierno central se pongan en marcha políticas inversoras de igualdad de oportunidades y políticas de discriminación positiva, como la fiscalidad y a los Gobiernos autonómicos les ha reclamado una legislación específica y políticas concretas para asentar y atraer población en el medio rural.

EMOCIÓN DE LOS COLONOS

Una numerosa representación de los 15 pueblos de colonización de la provincia de Huesca ha asistido a esta Gala. Han elogiado "este primer homenaje" que se les hace públicamente por su contribución al desarrollo de la provincia, de los núcleos de El Temple, Artasona del Llano, San Jorge, Valsalada, Frula, Montesusín, Sodeto, Curbe, San Lorenzo de Flumen, Valfonda de Santa Ana, Cantalobos. Vencillón, Orillena, Cartuja de Monegros y San Juan de Flumen.

En su nombre ha hablado José María Alagón, joven oscense licenciado en Historia del Arte, hijo y nieto de colonos de El Temple, que ha repasado las vivencias de esos primeros pobladores de la colonización en la provincia de Huesca y ha agradecido el reconocimiento.

Alagón ha hablado de las más de 6.500 familias instaladas en los pueblos de colonización en la provincia de Huesca, remarcando que "hicieron una labor que se desarrolló en los años de nuestra postguerra, que supuso un cambio muy importante a nivel geográfico y demográfico y un labor callada que ha sido reconocida por la Diputación de Huesca en este acto, que esperamos que sirva para poner en valor nuestros pueblos y que no se pierda su memoria".

OTROS PREMIADOS

Antes de entregar el galardón Félix de Azara, por el escenario han subido el resto de los premiados de las diferentes categorías en reconocimiento por la difusión, análisis y concienciación del entorno natural; en total han sido doce los premiados en las categorías escolares, medios de comunicación social, entidades sin ánimo de lucro, fotografía, investigación y edición.

La lista de premiados en los XX Premios Félix de Azara se completa con el colegio Salesianos de Huesca, la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos, el montañero Daniel Vallés, David García Malo en la categoría de fotografía y el proyecto editorial de Óscar Buil, así como se ha otorgado el galardón de investigación centrado en la trufa negra a la Escuela Politécnica Superior del Campus de Huesca. Por último, se han concedido ayudas a la edición a los hermanos Agustín y Jaime Ruiz, por la edición del libro 'Ave lacetani' y a Óscar Buil, por la edición de su guía sobre los dólmenes existente en la Sierra de Guara.

La gala ha sido presentada por la comunicadora Andrea Ropero, natural de Binaced. Además, en el evento ha cantado, acompañada de tres músicos, la también oscense Marta Casas, que desarrolla su carrera en Barcelona con un estilo único a la hora de conjugar lo mejor del jazz con la jota y el folclore aragonés, ha indicado la DPH en una nota de prensa.

La puesta en escena, durante una hora y veinte minutos, se ha completado con la proyección de varios audiovisuales que han servido para ilustrar el motivo de los premiados en sus diferentes categorías así como para dar voz a diferentes colonos de las tres generaciones que conviven ya en estos pueblos.

Todos han contribuido a desarrollar una gala en la que, además de los protagonistas, los colonos y los premiados, se ha contado con la presencia de la corporación provincial, de representantes de otras administraciones e instituciones, alcaldes de los municipios donde residen o se ubican los premiados, descendientes de Félix de Azara, así como galardonados en ediciones pasadas.

Consulta aquí más noticias de Huesca.