Camareros, turístico, hostelería, Málaga
Camareros, turístico, hostelería, Málaga EUROPA PRESS/ UGT

La negociación del convenio de hostelería de Málaga ha comenzado este año con posturas muy enfrentadas y con una propuesta de la patronal que, según los sindicatos, es un "ataque" a los derechos sociales ganados por los trabajadores en 40 años de negociación colectiva pese a los "magníficos datos" turísticos de los últimos años en la provincia y con "muy buenas previsiones" para este ejercicio 2018. Por ello, desde CCOO han puesto como límite para la firma este verano o, de lo contrario, convocarán movilizaciones.

Así, han recordado que durante los años del anterior convenio colectivo, vigente de 2014 a 2017, la evolución turística ha sido positiva, con un 12,34 por ciento más de visitantes, un 10,09 por ciento más de pernoctaciones, un 16,68 por ciento más de personal empleado y un 35,54 por ciento más de precio medio por habitación disponible (RevPar).

Sin embargo, no es que estos números no se quieran tener en cuenta para el próximo convenio colectivo, han apuntado, sino que se les ha presentado una propuesta "insensible y que pretende herir de muerte todo lo conseguido", según han denunciado los responsables de Servicios de CCOO a nivel andaluz, Íñigo Vicente; provincial, Lola Villalba; y el coordinador federal de Hostelería, Turismo y Juego de la Federación de CCOO de Servicios, Gonzalo Fuentes.

"Nos han puesto sobre la mesa la peor plataforma de convenio que podrían presentar, con planteamientos insconstitucionales y que incluso están por debajo del Estatuto de los Trabajadores. Quieren que trabajemos a la carta", ha lamentado Villalba, quien ha apuntado, como ejemplo, que de dos días de descanso se pase a 1,5, que en la práctica "supone descansar un día cada 14 y el medio se acumula en cuatro semanas".

También ha puesto como ejemplo que con la propuesta presentada por la patronal se podría negar la excedencia a directivos o jefes de servicio, "lo cual es una barbaridad"; que la formación se realice fuera de la jornada laboral y a costa del trabajador; bajar las horas sindicales de 32 a 12; distinguir entre hoteles de interior y de litoral o que la subida salarial se realice "por centro de trabajo" dependiendo del absentismo laboral y de la rentabilidad económica.

"Eso quiere decir que si en mi hotel hay compañeros que se ponen malos y faltan yo cobro menos o depende de lo que gane cada centro de trabajo", ha lamentado Villalba, quien ha reclamado "responsabilidad" a la patronal, recordando que ni durante el peor momento de crisis económica se planteó "algo con tan poca sensibilidad".

En opinión de los sindicalistas, dichos planteamientos empresariales están "fuera de lugar y es una falta de respeto". Además, Villaba ha lamentado que en la mesa de negociación constituida no haya representantes de cadenas hoteleras o de Recursos Humanos: "hay un despacho de abogados, un gerente y el presidente de Aehcos".

Por ello, "sin deslegitimar a nadie", ha dicho que echan de menos "a más gente del sector": "no todos los empresarios de la Costa del Sol son iguales pero sí la inmensa mayoría y pedimos a los más responsables que se pongan al frente porque se ataca a los derechos de los trabajadores".

En este punto, los sindicalistas han aclarado que el peor escollo es con la patronal hotelera puesto que Mahos, la de hostelería, presente también en esta mesa negociadora, considera que tiene otros problemas diferentes a los hoteles, algo que comparten desde CCOO.

"NO QUEREMOS HABLAR DE HUELGA"

Ante este planteamiento, desde este sindicato han sostenido que seguirán negociando: "somos responsables", al tiempo que han añadido que no quieren hablar de huelga. "Sabemos que sólo hablar de ella hace mucho daño a este sector tan sensible pero si no se avanza sí habrá movilizaciones y ponemos el verano como límite para llegar a un acuerdo", ha recalcado en rueda de prensa, añadiendo que otros años "por mucho menos hemos planteado huelgas".

Así, ha incidido en que "ojalá no la haya pero si no retiran su plataforma va a haber conflicto". De hecho, ha apuntado que este mismo viernes 200 delegados sindicales están reunidos "y bastante indignados con la propuesta de la patronal".

"Rectificar es de sabios", ha apostillado Fuentes, quien ha considerado que es precisamente de no cuidar a los trabajadores de donde viene la turismofobia: "la sociedad civil no entiende los repartos de las plusvalías. Hay unos datos maravillosos de rentabilidad y nos quieren quitar derechos conseguidos en los últimos 40 años".

En estos cuatro años, de 2014 a 2017, la rentabilidad hotelera "ha subido siete veces más que los salarios" pero lo que más les ha llamado la atención a los responsables de CCOO es la propuesta presentada, que "ataca los derechos sociales conseguidos".

Fuentes ha agregado que pese a los buenos datos de personal empleado en los hoteles, pasando de 11.143 en 2014 a 13.001 en 2017, "hay muchas sombras" puesto que "el 97 por ciento es temporal". Además, ha apuntado, más de la mitad de los empleos nuevos es a tiempo parcial y, de ellos, muchos externalizados, lo que supone que no se les aplique el convenio de hostelería sino el de empresas multiservicios; además de que "las jubilaciones eran a tiempo completo y se contrata a nuevos a tiempo parcial o echan nueve horas y cotizan cuatro".

Los responsables de CCOO han rechazado las externalizaciones. No obstante, han añadido que si se llegaran a externalizar algunos servicios como el de limpieza -camareras de piso- "que se aplique el convenio de hostelería". En este punto, ha recordado que la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía les ha dado la razón y están a la espera del Supremo tras casi medio centenar de denuncias.

También han asegurado que se está "abusando" de los contratos en prácticas y que "participan en las horas y turnos de trabajo como el resto de trabajadores" o los "problemas médicos" de las camareras de piso: "ninguna llega a trabajar hasta los 67 años. Antes hacían 15 habitaciones o 20 y ahora hacen 30 y su salario es un 50 por ciento menor".

Fuentes ha aludido a cómo en Baleares y Canarias "no hay ni una externalizada", un pacto "tácito" entre las cadenas: "no puede ser que en un hotel el sueldo base sea de 1.200 euros y en otro que está a 500 metros por el mismo trabajo es de 820".

"AFECTA A LA CALIDAD"

Toda esta "precariedad", han recalcado, afecta a la calidad de Andalucía y más concretamente de la Costa del Sol como destino turístico. "Nosotros queremos que los empresarios ganen mucho pero los trabajadores son los que les ayudan a ganar dinero y no muchos piensan en el valor añadido que da lo humano".

A juicio de Lola Villalba, los turistas "buscarán otros destinos donde no se maltrate a los trabajadores". "Si no les das un buen trato los vas a echar y los empleados no tienen un salario digno ni unas condiciones mínimas de trabajo", ha lamentado.

Han vuelto a poner como ejemplo el convenio colectivo de Baleares que, pese a ser una zona con características distintas a Málaga, sí tiene puntos en común y "siempre han sido de los acuerdos más avanzados de España".

El sindicato CCOO considera que dada la rentabilidad obtenida estos años, "es hora de que a los trabajadores se les suba el salario" por lo que hacen un planteamiento dependiendo del número de años de vigencia del convenio: "Si es de cuatro años, que la subida sea del 13-14 por ciento" en total.

Esto es, en estos momentos, un punto más a negociar, incidiendo en los derechos de los trabajadores y reclamando a las administraciones que velen por su cumplimiento. Fuentes ha reclamado más inspectores de trabajo en Andalucía: "La Junta menos decir y más implicarse en la parte social. Aquí los inspectores en verano se van de vacaciones, porque tienen que irse, pero tiene que haber más".

Consulta aquí más noticias de Málaga.