Feria industrial de Hannover
Un robot hace una demostración en la feria industrial de Hannover (Alemania) en abril de 2017. EFE/EPA/CARSTEN KOALL

Las plantillas españolas no están preparadas para la integración de los robots o solamente lo están de manera parcial. Es lo que han dicho el 93% de los expertos consultados por un estudio sobre la percepción de la robótica industrial en España realizado por el Grupo Adecco y el Instituto Cuatrecasas de Estrategia Legal en recursos humanos.

En concreto, la mayoría de las empresas españolas cree que la coexistencia de ambos será problemática, "al menos a corto plazo". Sin embargo, más del 80% de los profesionales de recursos humanos españoles considera que la robótica tendrá una incidencia "alta o muy alta" en el mercado laboral en los próximos años, aunque el impacto se reducirá a medio y largo plazo, según el 78% de los encuestados.

En la actualidad, el parque de robots instalado en España ha crecido un 6% en el último año, lo que supone que en España haya una base de cerca de 3.500 robots industriales, aunque esta cifra está "notablemente muy por debajo del resto de Europa". Además, el uso principal de esta base de robots tiene que ver con operaciones de manipulación y carga y descarga de máquinas. Además, la mayoría de estos se encuentran en el sector del automóvil y la industria auxiliar.

En general, las empresas consideran que los efectos de la implantación de robots serán "positivos", porque dotarán con mayor agilidad los procesos, fomentarán la innovación y el desarrollo de nuevos productos y servicios y ayudarán a reducir el número de errores. La mayor preocupación es la potencial resistencia de los empleados al avance tecnológico, sobre todo para un 55% de los encuestados, y la reacción sindical que pueda acarrear la adopción de la robótica (49%).

¿La automatización destruirá o no empleo?

Una de las grandes cuestiones a propósito de los robots es si su llegada destruirá mucho empleo. El estudio de Adecco dice que tres de cada cuatro entrevistados creen que la robotización no destruirá puestos de trabajo. Sin embargo, otro estudio, este de PwC, indica que uno de cada tres empleos en España estará en riesgo por la automatización. No obstante, este trabajo prevé que la inteligencia artificial no impactará significativamente en el mercado de trabajo español hasta más allá del año 2030.

El estudio Will robots steal our Jobs? apunta que en los próximos años solo un 3% de los empleos en España estará en riesgo por la implantación de la inteligencia artificial, por una denominada oleada algorítmica que trae consigo la automatización de las labores más sencillas y del análisis estructurado de datos. En una segunda fase de automatización aumentada, que se prolongará hasta mediados de la década de 2020, se ampliará el intercambio de información y al análisis de datos desestructurados, con lo que el 21% de los empleos podría estar en riesgo.

Esta automatización del mercado laboral español alcanzará su oleada autónoma a partir de 2030, cuando el 34% de los empleos se verá afectado por la automatización tanto de tareas rutinarias como de destrezas manuales y la resolución de situaciones y problemas en tiempo real. En España, afectará al 39% de los hombres y al 28% de las mujeres, y será más crítica con los empleados de nivel de formación medio (39%) o bajo (44%).

Los sectores que potencialmente se verán más afectados por la automatización serán el transporte y la logística y la industria, que podrían perder el 52% y el 45% de los puestos de trabajo, respectivamente, en el escenario más avanzado. Para los sectores de alimentación y distribución las previsiones son más moderadas (34%), mientras que el de educación será el que menos se vea afectado por la robotización, con solo el 8% de los empleos en riesgo.