Una vez desestimado este recurso contra la reiteración de la orden de demolición municipal, y transcurridos los dos meses de plazo para presentar el proyecto de demolición sin que la propiedad haya entregado dicho documento, el Consistorio ha iniciado el procedimiento de ejecución forzosa con multas coercitivas de 25.500 euros mensuales, correspondientes al 10 por ciento del valor de la obra, durante 12 meses.

Transcurrido este tiempo, según ha informado el Ayuntamiento, se podrá proceder a la demolición subsidiaria de dicha construcción.