Según ha informado la Unió en un comunicado, esta nueva normativa contiene "la mayor parte de las aportaciones efectuadas" por esta organización desde que el proyecto de ley entró en la cámara autonómica para su tramitación y que se suman a las ya realizadas en los trámites previos.

Mientras, AVA-ASAJA ha señalado en otro comunicado que el texto definitivo de la norma ha modificado determinados aspectos que resultaban "especialmente lesivos" para los intereses de los agricultores o han sido eliminados atendiendo las peticiones formuladas al respecto por esta organización. El presidente, Cristobal Aguado, ha afirmado que la Generalitat les "escuchó" y "se sentó a negociar" con ellos. "Ese cambio de actitud se ha plasmado en una serie de mejoras que afectan a algunos puntos conflictivos", ha señalado.

Para la Unió, por su parte, la ley contempla la falta de rentabilidad de las explotaciones agrarios como excepción para que una parcela puede ser catalogada como suelo agrícola infrautilizado, lo que fue una de las reivindicaciones, que ha sido recogida en el texto final.

PRESUPUESTO

Asimismo, han indicado que ya existen partidas dentro de los presupuestos de la Generalitat para este año con objeto de poner en marcha la Ley e insiste en que es muy importante dotarla de los recursos económicos suficientes para que sea útil.

Desde AVA-ASAJA coinciden con esta última idea, y han lamentado que el texto legislativo nazca sin presupuesto, lo cual, en su opinión, "impide conocer y concretar la ambición y el alcance real de un proyecto que si no se dota de los fondos necesarios podría verse reducido a una mera declaración de intenciones o a un simple brindis al sol".

Asimismo, han considerado que el texto "adolece de una voluntad excesivamente intervencionista al arrogarse competencias en la gestión de las parcelas que deberían corresponder por entero a los agricultores".

Sobre este punto, el proyecto les ha generado "múltiples dudas y no termina ni de aclarar ni de resolver asuntos tan cruciales como la posibilidad de realizar cambios de cultivo, la construcción o ampliación de edificaciones agrarias: invernaderos o lavaderos de chufa, las actuaciones sobre los llamados "enclaves de recuperación" o la concreción de quiénes serán los posibles beneficiarios de las ayudas que puedan ponerse en marcha".

PLAN AGRARIO DE LA HUERTA

Otra cuestión que han destacado es "la entrada en escena de la conselleria de Agricultura, que se encargará del diseño del futuro plan agrario de la huerta", cuando hasta ahora "y sorprendentemente", la única conselleria que había participado en la elaboración de una ley de tanta envergadura y con tantas implicaciones sociales y económicas había sido la conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio.

"Se han dado un plazo de nueve meses -ha apuntado Cristóbal Aguado- para preparar estos planes y terminar de concretar así muchos aspectos legislativos que nos siguen generando inquietud y preocupación. Pero aún queda mucho partido por jugar y hasta que no concluya no podemos hacer una valoración definitiva sobre un proyecto que a fecha de hoy carece de presupuesto, sigue sin ofrecer garantías a los agricultores, peca de intervencionista y deja en el aire muchas incógnitas por despejar".

PP Y CIUDADANOS VOTAN EN CONTRA

Además, desde la Unió han lamentado que finalmente "por intereses ajenos al sector agrario" Partido Popular y Ciudadanos hayan votado en contra de una Ley que "no acaba ahora de gestarse, sino que se inició con los anteriores Gobiernos del PP".

Por su parte, desde AVA-ASAJA creen que "en la elaboración de esta ley ha faltado consenso y creo que su gestación podría haberse acometido de otra manera, con más tiempo, con más reflexión y, sobre todo, con más consenso social y político".

Consulta aquí más noticias de Valencia.