Transporte alternativo
El Metro y otras opciones de transporte público son la elección del 39% de los españoles JORGE PARÍS

En nuestro país, el modelo de transporte sigue mostrando síntomas de insostenibilidad tanto para mercancías como para viajeros, con una gran dependencia del vehículo privado y una fuerte ineficiencia energética. Sin embargo, la tendencia a la baja de los desplazamientos exclusivamente por carretera y la reducción del parque de vehículos en España desde 2007 -cuando se superaban los 300.000 nuevos matriculados- hasta 2016 -con 166.000- aportan un rayo de luz a las estadísticas. Los últimos datos de la Dirección General de Tráfico señalan que en 2016 en España había 4,8 millones de camiones y furgonetas, 61.838 autobuses, 22,8 millones de turismos y 3,2 millones de motocicletas. No obstante, parte de estos vehículos son ya eléctricos o híbridos.

En Madrid,con un parque de vehículos superior a la media española, los niveles de contaminación han llevado a limitar o incluso prohibir el tránsito en el centro de la ciudad en varias ocasiones durante el último año. No obstante, tanto el Ayuntamiento de la capital como otros en diferentes comunidades autónomas se vuelcan cada día más en establecer métodos de transporte alternativos

Según un estudio de Up Spain, el 39% de los españoles usa el transporte público para ir al trabajo, mientras que el 45% se desplaza en coche, el 12% andando y el 4% en otros medios. Las razones por las que casi la mitad de españoles eligen el vehículo privado han sido objeto de estudio de numerosas asociaciones. La Organización de Consumidores y Usuarios, por ejemplo, publicó recientemente un estudio en el que aseguraba que la mayoría de usuarios de transporte público se muestran "poco satisfechos" con el servicio. Entre las principales razones citaban las esperas, las aglomeraciones y el precio del viaje, aunque iniciativas como la del abono joven en Madrid han permitido un repunte en el uso de este tipo de métodos de transporte en personas menores de 30 años. 

En datos concretos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, el Metro de Madrid fue usado por 48,7 millones de viajeros al mes de media en 2016, con un repunte del 2,6% respecto a 2015. Barcelona, por su parte, ha sufrido una pequeña caída en los últimos datos, con 31,7 millones de viajeros en 2016, un 1% menos que el año anterior. 

En el resto de ciudades con metro el número de usuarios sigue creciendo. En Málaga ha subido un 4% (con un total de 435.000 usuarios mensuales en 2016), en Valencia ha ascendido a 5,2 millones (3,2% más), y en Sevilla ha repuntado un 3%, con 1,3 millones.

El estudio también recoge los usuarios de autobús en esas urbes. En Barcelona, la relación es de 1,88 viajeros de metro por cada persona que opta por el autobús. En Madrid, por su parte, hay 1,35 usuarios de metro por cada uno de autobús. 

La relación se invierte en Valencia (1,49 viajeros de autobús por cada uno que coge el metro) y en Sevilla (cinco viajeros de autobús por cada uno del transporte subterráneo).