La soldado hizo una primera denuncia el 12 de diciembre de 2017 por unos hechos sucedidos dos días antes, en la que señalaba que habría sido drogada cuando estaba en un bar con compañeros. Posteriormente, la fue ampliando conforme ha recordado detalles, aludiendo en la última del 16 de enero a la presencia de dos hombres en la habitación. Además, en la ampliación realizada el 22 de diciembre habló de otra agresión sexual sufrida en septiembre.

Actualmente, aparte del juzgado de Antequera, el Juzgado Togado Militar Territorial número 21, con sede en Sevilla, tiene abiertas unas diligencias en relación con estos hechos denunciados por la soldado, representada por el despacho Rinber Abogados.

Dentro de esas diligencias, se produjo un careo entre dos soldados citados a declarar como testigos, en concreto en el marco de la causa abierta por los hechos que tuvieron lugar en septiembre.

Además, también tomó declaración a otros dos testigos, en concreto al teniente enfermero y a una médico forense, dentro de la causa que investiga lo ocurrido en diciembre, actuaciones en las que se está pendiente de los resultados de AND de las ropas de la víctima.

Consulta aquí más noticias de Málaga.