Según fuentes del Instituto Armado, la organización se dedicaba a legalizar y vender los vehículos por los que obtenía un beneficio económico de hasta 80.000 euros.

Las investigaciones comenzaron al descubrir varios vehículos abandonados en un polígono industrial de Palencia. El Grupo de Investigación y Análisis (G.I.A.T.) del Subsector de Palencia examinó un vehículo que portaba matrículas temporales alemanas y que se encontraba estacionado en el mismo lugar durante mucho tiempo.

Tras llevar a cabo una inspección ocular, se observó que sus elementos de identificación habían sido manipulados y se constató que el vehículo había sido sustraído en Francia.

El grupo robaba los vehículos en la Unión Europea, para a continuación trasladarlos a España por carretera y los dejaban "dormir" en una zona poco transitada para comprobar que no llevaban ningún sistema de localización por geolocalización. Posteriormente, en una nave y ya sin prisas, procedían a la manipulación de los principales elementos de identificación y a la confección de la documentación falsa, para por último proceder a su matriculación en España.

Una vez que se encontraban legalizados en un país de la Unión Europea, se los llevaban por carretera hasta Cádiz, para su posterior embarque a Marruecos. Ya en ese país, procedían a su venta a particulares, que a priori, desconocían su ilícita procedencia.

Como resultado de la operación hasta el momento, se ha procedido a la Intervención de tres vehículos, uno de ellos ya con matrícula de Marruecos, y a la detención de tres integrantes de la organización, por los supuestos delitos de Robo de Vehículo a motor, Receptación, Falsedad Documental y Organización Criminal. No se descartan posteriores detenciones relacionadas con la Operación.

Consulta aquí más noticias de Palencia.