Por este motivo, el próximo mes de marzo se constituirá una Comisión Especial, formada por representantes de los grupos políticos, para decidir qué distinción se concederá a esta asociación.

Entre sus acciones, marcadas por la solidaridad y la integración, se encuentra el auxilio a los más necesitados y a personas con discapacidad, la prevención de ciertas enfermedades, la lucha contra la toxicomanía, el apoyo a la educación con becas universitarias y aportes de material escolar en los colegios, ayudas a familias necesitadas o desestructuradas y muestras de solidaridad internacional.

Actualmente, existen cinco clubes rotatorios en Tenerife: el de Santa Cruz (formado en 1934), el de Puerto de la Cruz (1979), el de Tenerife Sur (1983), el de La Laguna (1992) y el más joven, el de Tenerife-Ramblas, con sede también en la capital de la isla, señala el Cabildo en una nota.

Estas organizaciones contribuyen económicamente con decenas de proyectos de interés social, asociaciones, ONG's y personas necesitadas, especialmente de Tenerife, pero también de toda Canarias, la Península y otros lugares del mundo.

Entre sus iniciativas destaca la creación de campañas solidarias. Además, se adhieren a proyectos de Rotary Internacional mediante acciones comunitarias desarrolladas en cada zona de la isla.

Para poder sufragar todos los gastos que conllevan los proyectos de los clubes rotatorios de Tenerife, estos se ayudan con todo tipo de eventos recaudatorios: torneos de golf, cenas o bailes benéficos, fiestas de la cerveza o de carnaval, galas musicales, rifas, loterías y ventorrillos.

MÁS DE 100 AÑOS DE EXPERIENCIA

De igual modo, a lo largo de los años han sido numerosas las muestras de solidaridad internacional de los clubes rotarios de Tenerife, participando en ayudas internacionales para financiar múltiples proyectos que ayudarán a mitigar las necesidades de algunos países.

Rotary Internacional es una organización con más de 100 años de experiencia, formada por más de 1.200.000 personas, y con alrededor de 35.000 clubes en aproximadamente 200 regiones del mundo.

Creado por el abogado Paul Harris, el primer club apareció en Chicago (Estados Unidos) y se extendió su popularidad.

Hace más de un siglo que esta asociación trabaja para prestar servicios humanitarios y dar solución a los problemas de las comunidades. Sus valores por excelencia son la prestación de servicios, el compañerismo, la integridad y el liderazgo, que se reflejan a través de su lema 'Dar de sí antes de pensar en sí'.