Valladolid.- Sevilla y García-Margallo, momentos antes de intervenir.
Valladolid.- Sevilla y García-Margallo, momentos antes de intervenir. EUROPA PRESS

Así lo han señalado, en declaraciones recogidas por Europa Press, minutos antes de participar en el foro empresarial 'Diálogos para el Desarrollo', patrocinado por EspañaDuero, Oracle y Crédito y Caución, y que ha abordado las claves para incentivar la competitividad empresarial.

En este marco, el que fuera ministro de Administraciones Públicas con el PSOE entre 2004 y 2007, ha incidido en que hace falta "revisar alguna" de las normas de "negociación colectiva" que se pusieron en un momento de crisis pero que "no son necesarias ahora", en referencia a la "devaluación salarial", punto en el que el que fuera responsable de Asuntos Exteriores y Cooperación con el Partido Popular, ha mostrado su conformidad siempre que vaya acompañado de un "aumento de la productividad".

Sevilla ha defendido la pertenencia a la Unión Europea, con una convergencia "muy importante desde su ingreso en el 86" y que, a su juicio, se "paró" con la entrada del euro al reducirse los fondos estructurales, "piezas claves en el proceso de convergencia".

Por su parte, García-Margallo ha alabado las "bonanzas" del ingresio en la Unión Europea, "en un momento en el que hay dudas sobre su bondad", al apuntar que desde que España ingresó en 1986, el Producto Interio Bruto (PIB) se ha multiplicado por seis, la 'renta per cápita' se ha triplicado y las exportaciones por nueve. "España no tiene nada que ver hoy con lo que era en 1986", ha sostenido.

Sin embargo, la crisis, han coincidido, ha afectado a España más que a otros países, "tanto en términos de renta como de riqueza, paro y pobreza y nos está costando más salir que al resto de la eurozona", ha especificado el exresponsable socialista.

"Entre otras razones porque las políticas que pusimos en marcha para salir de la crisis, aunque funcionaron, no son las mismas que necesitamos ahora que estamos en plena recuperación y, por tanto, convendría revisar alguna de las medidas que se adoptaron", ha reflexionado Sevilla.

Así, considera que están surgiendo "fenómenos nuevos" que se detectan a nivel internacional y "da la impresión" de que este crecimiento "no está mejorando la productividad a los ritmos que se deberían de esperar" y no ese crecimiento "no se está repartiendo a los ritmos que se debería de esperar".

"La crisis ha terminado, pero hay mucha gente que sigue viviendo en crisis que necesitan políticas específicas para corregir esta situación", ha continuado para mostrarse más escéptico a la hora de saber si existe un marco político en el país que "propicie ese cambio".

En este punto, ha señalado que España cuenta con un modelo económico con una "ligera contradicción", donde las exportaciones e importaciones "son importantes", en parte por el "proceso de devaluación salarial" que se ha hecho, pero el consumo de las familias es "tan o más importante" y por eso se necesita "mejorar su renta".

De ahí que haya pedido un nuevo modelo económico que sea "sostenible" y ha hecho suyas las palabras de la ministra Fátima Báñez en relación hay que hay que mejorar salarios. Por eso, ha insisito en que hay que revisar alguna de las "normas de negociación colectiva" que se pusieron en un momento de crisis pero que "no son necesarias ahora", como la "devaluación salarial".

CRISIS

García-Margallo ha hecho su propia lectura a la hora de explicar la mayor incidencia de la crisis en España que en el resto de la Eurozona. "Se debió a tres motivos" -ha sñalado- "un endeudamiento público y privado muy importante, la burbuja inmobiliaria y la pérdida de competitividad, ya que hasta 2006/7 los costes laborales estaban por encima de nuestros competidores y eso determinó que la caída del PIB fuera muy fuerte, de ocho puntos en época de crisis, mucho más el empelo, 17 puntos, el desequilibrio con el exterior y el desplome de la recaudación".

Aun así, ha destacado que España lleva cuatro años creciendo por encima de la media de la UE y también "creando" más empleo lo que "nos está acercando de nuevo al resto de países".

En este punto, ha insistido en la necesidad de cambiar el modelo, porque la economía de España no puede seguir basada en un modelo "exportador sobre la base de salarios bajos". En este punto, el de la revaloración salarial, García-Margallo ha insitido en que debe ir acompañado de un "aumento de la productividad" a través de la "formación del capital humano, investigación y desarrollo y la digitalización de la economía".

Los salarios, a su jucio, están "lastrando" el crecimiento el consumo privado e incluso "oscureciendo el futuro" de la gente joven que se incorpora al mercado laboral y "eso es algo que hay que cambiar" a través de un nuevo modelo que pase de uno "basado en el ladrillo y la baja competitividad" a un modelo basado en "la exportación y en la neurona". "Hay que cultivar el talento que tenemos mucho", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.