El Ministerio Fiscal considera que el acusado del asesinato de Tatiana Vázquez, expareja de la joven, la sometió durante su relación a "menosprecios, vejaciones y agresiones físicas" con el objetivo de "imponer su voluntad", al tiempo que estima que la víctima, que recibió más de 50 puñaladas, no falleció de forma instantánea, si no que tardó unas dos horas en morir.

Así lo recoge el escrito de acusación de la Fiscalía para este caso, que será juzgado en la Audiencia Provincial de Lugo en el mes de mayo, y al que ha tenido acceso Europa Press.

En concreto, el fiscal indica que el hombre acusado, de origen senegalés, mantuvo una relación con Tatiana Vázquez, que tenía 24 años en el momento de su muerte, desde aproximadamente 2009 y durante más de seis años, en los que se produjeron episodios de convivencia.

Durante estos periodos, apunta, el acusado "hizo objeto" a la víctima de "menosprecios, vejaciones y agresiones físicas" que "menoscabaron gravemente la armonía de la pareja". A pesar de ello, la joven "no quiso nunca denunciar los hechos, dado que "temía su venganza y sus reacciones violentas".

NOCHE DEL CRIMEN

La noche del 8 al 9 de abril de 2016, recoge el escrito, sobre las 3,40 horas, Tatiana acudió a la habitación 311 de una pensión lucense, en la que residía en ese momento el acusado, con el que permaneció una media hora.

Posteriormente, ambos abandonaron la pensión y subieron al coche del padre de Tatiana, con el que se dirigieron hasta la calle Fonte da Bica, un área "despoblada" y "alejada de la presencia de cualquier persona".

Sobre las 4,35 horas de aquella noche, continúa el texto, "el acusado, que había decidido acabar con la vida de Tatiana, aprovechando su superioridad física y el hecho de que nadie podía acudir en su defensa, la atacó cuando estaba dentro del coche, utilizando un cuchillo o arma blanca, con una hoja de al menos 11 centímetros. Frente al ataque, Tatiana "no pudo realizar una defensa eficaz", dado tanto la "superioridad física" del acusado como a la zona de la agresión.

La joven recibió un total de 54 puñaladas en distintas partes del cuerpo, principalmente en la zona abdominal izquierda, que le causaron daños vitales pero "no la muerte de forma instantánea". En concreto, el escrito de Fiscalía estima que la joven tardó cerca de dos horas en morir, en torno a las 6.20 horas de la madrugada.

27 AÑOS DE CÁRCEL

Por estos hechos, la Fiscalía considera al hombre autor de un delito de violencia habitual en el ámbito familiar, por el que pide dos años y seis meses de prisión. Asimismo, por el delito de asesinato, con agravante de parentesco, pide 25 años de prisión.

Del mismo modo, reclama que una vez cumplidas las dos terceras partes de la condena, o al alcanzar el tercer grado, el hombre, que se encontraba en España en situación irregular, sea expulsado del territorio español, con prohibición de entrar durante 10 años. Finalmente, reclama para cada uno de los padres de Tatiana, una indemnización de 90.000 euros y de 35.000 euros para su hermano.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.