El presidente de Aragón, Javier Lambán
El presidente de Aragón, Javier Lambán EUROPA PRESS

Lambán ha comparecido a petición del Grupo Parlamentario Popular para dialogar sobre el nuevo hospital alcañizano, asegurando que los bajoaragoneses "tendrán su nuevo hospital en el plazo previsto" y se ha mostrado dispuesto a hablar personalmente con la plataforma ciudadana que impulsa el proyecto cuando se desplace a la localidad turolense.

Ha reconocido la "inquietud" del Gobierno regional y los vecinos de la comarca por "la evolución de los trabajos", pero no "preocupación", insistiendo en que el nuevo Hospital de Alcañiz estará terminado en 2021, como es su compromiso, después de renunciar al modelo "privado" del anterior Ejecutivo (PP-PAR). Respecto al de la ciudad de Teruel, ha avanzado que "dentro de poco" se iniciará la licitación. Hay motivos para la "tranquilidad".

"Estamos ultimando el plan de obras, que daremos a conocer en cuanto esté listo y firmado", ha continuado Lambán, asegurando que este plan es "verosímil" y "acreditará que no hay ningún motivo para la rescisión" del contrato, tras lo que ha rechazado los "cantos de sirena negativos".

El presidente aragonés ha dicho que "ha habido un retraso sobre las previsiones iniciales", pero este "no impide la ejecución de los trabajos en el plazo previsto", 52 meses.

Respecto a la tardanza de la empresa en iniciar los movimientos de tierras, Lambán ha comentado que el Gobierno les está urgiendo para presentar "cuanto antes" un calendario, puntualizando que la empresa puede distribuir las tareas "como quiera" siempre que garantice que termina la obra en 2021, añadiendo

que "hay tiempo, desde ahora, más que sobrado".

NEGOCIO "SUCULENTO"

Lambán ha considerado que el PP "no tiene legitimidad para denunciar los retrasos en la construcción de este hospital ni en la gestión sanitaria", que ha sido "opaca" e "ineficaz" durante la legislatura pasada, ya que la obra no se adjudicó en cuatro años a pesar de que ya había un proyecto elaborado, lo que ha contrapuesto a su actuación porque a mitad de esta legislatura la obra ya está adjudicada.

También ha echado en cara al PP que "trató de convertir la salud de los bajoaragoneses en un negocio privado muy suculento a costa del bolsillo de todos" y que el proyecto actual cuesta cinco veces menos. El Gobierno de Lambán "acabó con el negocio privado y puso en marcha un servicio público de calidad", ha indicado.

Mientras el Ejecutivo actual cumple con la ley y los contratos "con absoluta transparencia", el PP ha manifestado su "incapacidad para desarrollar ningún proyecto sanitario en Alcañiz, en Teruel ni en ningún otro lugar, así como para sanear las cuentas de la sanidad aragonesa".

"EXCUSAS"

Por su parte, Luis María Beamonte ha considerado que al Ejecutivo "se le han acabado las excusas", aseverando que después de tomar posesión del cargo de presidente del Gobierno, Lambán "se olvidó" de sus promesas. Ha defendido la gestión del anterior Ejecutivo en este asunto.

Ha expresado que después del acto público de colocación de la primera piedra, meses atrás, solo hay una máquina trabajando. Ha exigido al presidente que deje de "jugar con la sensibilidad" de los bajoaragoneses, afirmando que "ha mercadeado" con los fondos del hospital, en alusión a las "enmiendas de ida y vuelta". Ha puesto de relieve que, 31 meses después de tomar posesión, "Alcañiz sigue sin servicios esenciales porque no hay hospital" nuevo.

Luis María Beamonte ha negado toda "credibilidad" al Ejecutivo en esta materia y ha criticado la "gestión vacía", en referencia a la "redimensión a la baja del hospital" y la infradotación presupuestaria "año tras año", lo que supone una "dejación de funciones" en este asunto.

El nuevo hospital de Alcañiz es "la obra estrella estrellada" porque está "abandonada", a lo que se suma que en la provincia de Teruel las plantillas de facultativos especialistas "son escasas e incompletas", de ahí la "decepción" de la "plataforma de amigos de ustedes".

"Lo único que le digo es que reflexione, que se lo tome más en serio y si tiene que tomar alguna decisión la tome porque esto no puede seguir por este camino", ha planteado el presidente del PP regional. Le ha urgido a acabar con la "política de tierra quemada en sanidad, que tantos perjuicios está causando", considerando que "a veces hay que cesar a algún consejero cuando las circunstancias tocan".

"No vaya de defensor de todo cuando no están haciendo nada bien en este asunto", ha continuado Beamonte, quien ha lamentado el "alto grado de dejadez en estas cuestiones" por parte del Gobierno.

"NINGÚN CONTRATIEMPO"

El portavoz del PSOE, Javier Sada ha manifestado que el Gobierno PSOE-CHA paró el proyecto "que usted con sus amigos pretendía privatizar", en alusión a PP y PAR, asegurando que en 2,5 años, el Ejecutivo de Lambán "ha hecho más que en los cuatro años anteriores".

"Los plazos están corriendo y el Gobierno lo que tiene que hacer es garantizar que esos plazos se van a cumplir", ha planteado, recalcando que no hay "ningún contratiempo legal".

"Los ciudadanos del Bajo Aragón tendrán un hospital en Alcañiz en los plazos previstos y el Gobierno no defenderá a la empresa, sino que tendrá que asegurar que esos plazos se cumplen", ha enfatizado Sada, agregando que este hospital será 100 por cien público.

Desde Podemos, Nacho Escartín ha opinado que "algunos están deseando que pase la legislatura y sean ellos los que retomen el proyecto y vuelvan a la senda de la privatización". Se ha quejado de que "solo hay una excavadora" trabajando, lo que ha motivado "el cabreo" de los bajoaragoneses.

"Me resulta chocante que las instituciones no seamos capaces de plantar cara a las empresas", ha proseguido Escartín, quien ha comentado que "siempre ganan las empresas constructoras". Ha defendido la sanidad pública.

En representación del PAR, Berta Zapater ha considerado que el Gobierno no ha hecho "nada" en los últimos años y ha preguntado por qué no se invirtió la partida presupuestaria consignada en 2017.

La portavoz de Cs, Susana Gaspar, ha rechazado el diálogo del "y tú más", observando que los vecinos de Alcañiz "quieren que cumplamos las promesas" y que los problemas de gestión no afecten a la obra. Ha preguntado dónde está publicado el contrato de obras.

La portavoz de IU Aragón-Grupo Mixto, Patricia Luquin, ha criticado al PP por "abrir la puerta a la privatización" de la sanidad pública y se ha dirigido a Lambán para decirle que "tiene un compromiso y una responsabilidad con la ciudadanía del Bajo Aragón, con sus votantes y otros partidos" para que el hospital sea público enteramente.

RIFI-RAFE

Durante el debate, el jefe del Ejecutivo autonómico ha criticado las "sandeces" del presidente del PP, subrayando que aludía a los "dichos poco adecuados", negando que este calificativo sea insultante.

Beamonte se ha quejado del calificativo, "un insulto al conjunto de los aragoneses", espetándole que a Lambán "las formas no le gustan mucho", por lo que le ha comunicado que le regalará dos medallas: "una por ser el más faltón del Reino y la segunda por si se le pierde".

La portavoz del PP, Mar Vaquero, ha pedido la palabra para rechazar "los insultos que el presidente ha dirigido al PP", en alusión al término "sandeces" ya que ha insinuado "la perpetración de anomalías" por parte del PP y por afirmar que los diputados populares "necesitan un hospital". "Más le valdría atender los intereses de los aragoneses", ha dicho Vaquero a Lambán.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.