Adolfo Muñoz 'Txiki'
Adolfo Muñoz 'Txiki' EUROPA PRESS

El secretario general de ELA, Adolfo Muñoz 'Txiki', ha advertido de que el sindicato no va a ir a "ningún sitio donde el objetivo sea dormir la reivindicación" como, en su opinión, era el objetivo de la Mesa sobre la brecha salarial celebrada este pasado miércoles. "No vamos a estar con un conciliábulo patronal gubernamental que empobrece a nuestra gente sistemáticamente pero que es capaz de hacer mucha propaganda para parecer lo contrario", ha remarcado.

Muñoz, que ha intervenido en San Sebastián en una asamblea de la federación de Industria y Construcción en la que han participado 1.100 delegados del sindicato, ha denunciado que las desigualdades sociales aumentan porque las políticas que sostiene el Gobierno Vasco "lo buscan" y ha denunciado que la gran mayoría de los nuevos contratos que se hacen "son miserables".

En esa línea, ha resaltado que la gran mayoría de las empresas están utilizando "estrategias para erosionar los horarios y las condiciones de trabajo que son muy sibilinas" y también la Administración Pública porque "la consecuencia de tirar a la baja la licitación es la precariedad".

Tras acusar al Gobierno Vasco de "hipocresía" porque "sus actos no tienen nada que ver con su retórica de propaganda", ha criticado que "hablan de subir salarios y en sus ámbitos de responsabilidad imponen miseria laboral, como por ejemplo, en la Obra Pública".

'Txiki' Muñoz se ha referido también a la brecha salarial y ha recordado que ELA decidió no acudir a la Mesa convocada este pasado miércoles. "Los que acudieron tienen serias dificultades para explicar de qué hablaron", ha afirmado, para reiterar que el sindicato no participó en la misma porque no quieren "desviar la atención del problema" y que tiene propuestas que le hará llegar al Gobierno Vasco.

"GENERALIDADES"

"Es verdad que el Parlamento vasco aprobó una resolución donde le decía al Gobierno que se reuniera con los agentes sociales, pero ha primado el acuerdo por encima de los contenidos. Si queremos abordar el problema de la brecha salarial, nosotros no estamos para suscribir y dar validez a elementos que tengan que ver con generalidades porque con ello las cosas no van a cambiar", ha afirmado.

De este modo, ha denunciado que el Ejecutivo vasco "cuando las mujeres han decidido luchar en las residencias de Bizkaia se ha dedicado a imponer servicios mínimos para que la huelga no tuviera efecto y les ha acusado de estar manipuladas por el sindicato" y que "licita a la baja imponiendo condiciones de explotación a las mujeres".

A su juicio, la citada Mesa tiene como objetivo "sacar al sindicalismo de la reivindicación, sentarle en una mesa, dar apariencia de que se está hablando de las cosas que preocupan, y mientras ocho años de Mesa diálogo social" que, según ha recordado, no alcanzado ningún acuerdo.

"¿Cómo se puede sostener una mesa para que la gente tenga la sensación de que se está hablando de lo que le preocupa, mientras en un negociado privado la patronal obtiene todo lo que le da la gana de la mano de los gobiernos? ¿Cómo se le puede llamar diálogo social a este engendro que lo único que está haciendo es despistar a la gente que necesita referentes reivindicativos?", se ha preguntado.

En su opinión, el Gobierno Vasco está "librando una cruzada contra el derecho a la libertad sindical". El dirigente de ELA se ha referido a la reciente presencia de consejeras vascas en un acto con PwC en el que esa consultora calificaba a la mayoría sindical de "anomalía" y proponía que se "desprecie a los sindicatos a la hora de negociar".

MODELO PATRONAL

De este modo, ha reiterado que el Ejecutivo de Urkullu "comparte el modelo de empresa" que plantea la patronal vasca, que "hace desaparecer la identidad colectiva" y al que "el sindicalismo le estorba porque desean una relación empresario-trabajador, de uno en uno". "Es inaceptable", ha remarcado.

"El derecho a la libertad es un derecho fundamental que nos ha costado mucho conseguir y vamos a pelear con uñas y dientes para enfrentarnos a una estrategia empresarial y del Gobierno de intentar anular lo que significa una interlocución digna como la que plantea nuestra organización", ha advertido, para añadir que "el delito que ha cometido ELA es decir a la gente que se organice, que se afilie a los sindicatos y que luche" porque "organizados se puede pelear".

Muñoz ha considerado que el sindicalismo "tiene que pasar a la ofensiva" y ha incidido en que ELA está preparada para "esa negociación colectiva ofensiva". En ese sentido, se ha referido a la Caja de Resistencia del sindicato, y ha remarcado que tanto esta como la huelga son "elementos esenciales para un sindicalismo que dice querer hacer algo serio contra la precariedad".

"Ojalá todos los sindicatos tuvieran una caja como la nuestra porque los sindicatos estarían en una situación óptima para afrontar el debate de contenidos. La diferencia de modelos sindicales se va a ver en los medios que cada uno tiene", ha destacado.

Por otro lado, ha considerado que el sindicalismo "puede ser eliminado de muerte dulce, vía vegetativa" por las estrategias de estrategias de empresas y administraciones de "externalizar o subcontratar". "Tenemos la obligación de verlo, buscarlo, acercarnos, ofrecer el sindicato, organizar a esas personas y ofrecerles nuestra disposición de lucha", ha afirmado.

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.